Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lara Fluxà, protagonista en la Bienal de Venecia

Su proyecto, comisariado por Oriol Fontdevila, representará a Cataluña en la edición de 2022‘ - Llim’ es una investigación «de base materialista»

La artista Lara Fluxà presentará ‘Llim’ en la Bienal de Arte de Venecia en 2022. |

La artista mallorquina Lara Fluxà participará en la 59ª edición de la Bienal de Arte de Venecia con su obra Llim. La presencia catalana en esta celebración, que se inaugurará el 23 de abril de 2022, está producida por el Institut Ramon Llull y comisariada por Oriol Fontdevila. La intervención está enmarcada dentro del programa Eventi Collaterali. La Bienal de Arte de Venecia durará hasta el 27 de noviembre de 2022 y tendrá por lema: ¿cómo viviremos juntos?

La propuesta presentada por Fluxà se titula Llim y es una investigación de base materialista que pone en primer plano el agua y el vidrio, como elementos consustanciales en la historia de Venecia, para crear un organismo que sugiere una plétora de conceptos. Según explican desde el Institut Ramon Llull, Llim es un «organismo que da cuenta del flujo material en su contínuum, su vitalismo así como su fragilidad». Aludiendo a las teorías del filósofo Henry Bergon y su descripción del flujo vital, explican que se trata de «una secuencia infinita de transiciones en que la materia cambia permanentemente de estado».

La propuesta ganadora tuvo que pasar diferentes fases hasta llegar a ser elegida. El comité de expertos encargado de esta tarea estaba compuesto por un presidente, tres vocales y una secretaria del Institut Ramon Llull. La presidenta fue Hiuwai Chu (MACBA) y los vocales Mabel Palacín (artista), Anna Pahissa, (Hangar) y Carles Guerra, comisario independiente.

Lara Fluxà (Palma, 1985) suele trabajar a partir de elementos con «poética propia» que le son próximos, como el agua o el vidrio. Es licenciada en Bellas artes y cursó un máster en Producciones Artísticas e Investigación por la Universitat de Barcelona. Además, se ha especializado en el tratamiento del vidrio a partir de diferentes cursos sobre este material soplado en Segovia, Barcelona y la Bisbal. En su carrera se ha interesado por elementos como la particularidad física del agua y el vidrio, lo que la ha llevado a estudiar conceptos como la fragilidad, la estabilidad, así como en la experimentación científica. Sus obras cuestionan la «debilidad del equilibrio de los ecosistemas». En todos estos años ha colaborado con instituciones como el centro Lo Pati, la Fundació Joan Miró, la Fundació Felícia Fuster, la Capella de la Misericòrdia, el Museu d’Art Modern i Contemporani Es Baluard, el Casal Solleric de Palma, el Museu Marítim de Barcelona y el Arts Santa Mònica, entre otros.

El comisario, Oriol Fontdevila.

De este modo, el proyecto Llim proporciona una «experiencia situada en la viscosidad como expresión del flujo vital. En tanto que organismo viscoso, Llim toma vida tras adherirse a los elementos humano y no humanos que coexisten a su alrededor». El Institut Ramon Llull explica que se trata de «un sistema de bombeo instalado en una orilla del canal de San Pietro extrae agua para alimentar de manera continuada el edificio que acoge la participación catalana en la Bienal de Venecia con materia procedente del lecho del canal. En su interior, el agua esparce restos de lodo con su circulación. Al cabo de unos minutos el agua vuelve al curso de la red hidráulica de la ciudad italiana». En paralelo al agua, otros sistemas tubulares de formas más o menos orgánicas transportarán otros líquidos, como leche o petróleo.

Oriol Fontdevila, comisario de la muestra, es escritor e investigador centrado en las prácticas artísticas y la educación. También ejerce como director artístico de la Sala d’Art Jove de Barcelona, doctorando en Humanidades y Comunicación por la UOC.

Fata Morgana, una de las últimas piezas de Fluxà, está disponible actualmente en el Casal Solleric en el contexto de la muestra colectiva L’objecte del vincle.

Compartir el artículo

stats