Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lecturas de tumbona | Arsène Lupin. Caballero ladrón

Arsène Lupin

Arsène Lupin

Acostumbrada a leer novela detectivesca desde el lado correcto de la historia, mi cerebro vibra de júbilo al saberse parte de ‘los malos’, de los que roban, de los que engañan, de los que se saltan la ley, pero no de cualquier manera, sino con un elegante Fosbury, que para eso formo parte de una banda cuyo líder es un gentleman y un cambrioleur.

Arsène Lupin, nuestro jefe, es elegante, seductor, apuesto, practica el jiu-jitsu y el boxeo, es experto en lenguas clásicas, conoce los entresijos de la medicina (especialidad: dermatología) y tiene amigos hasta en el infierno. Los golpes que trama son geniales y desafían la lógica más elemental. No roba a cualquiera, sino solo a aquellos que se empeñan en perpetuar el orden establecido, tan injusto, tan perverso. 

Arsène Lupin, nuestro jefe, es un cruce entre el Lazarillo de Tormes, James Bond y David Copperfield (el mago) al que le gusta advertir a sus futuras víctimas de que van a ser desvalijadas e informarles con detalle de las piezas que van a cambiar de propietario: «El más grande de sus Watteau es falso, aun cuando usted haya pagado por él treinta mil francos. Tampoco me interesa la castellana Luis XV, cuya autenticidad me parece dudosa». Tal es su sagacidad que la policía francesa ha tenido que solicitar la ayuda del famoso detective inglés Herlock Sholmes (sic), la única mente europea que quizás está a la altura de su ingenio. 

Quién le iba a decir a Maurice Leblanc, un escritor de tercera, que en 1904 publicó en la revista de un amigo un modesto relato titulado El arresto de Arsène Lupin, que su personaje sería el protagonista de una veintena de volúmenes y que se convertiría, a lo largo de treinta años, en el personaje literario más querido de los lectores franceses. Y quién le iba a decir a Leblanc que su Arsène vuelve a estar de moda en 2021 gracias a una serie de Netflix que se ha convertido en la producción francesa más vista de la historia, con un tirón solo comparable a Gambito de Dama, y que sus libros se vuelven a reeditar y a vender por millares y que los adolescentes consumen sus aventuras entre partida y partida de Fortnite.

¡Ah, amigos! Es el último golpe genial de nuestro jefe. 

Arsène Lupin. Caballero ladrón

Maurcie Leblanc

Duomo ediciones

224 páginas

Compartir el artículo

stats