Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Música

"La conexión humana y artística es mi mayor fuente de inspiración"

El conocido como "violoncelista de los mil acentos" presenta un nuevo trabajo en el que mezcla estilos como el jazz, el clásico, el flamenco, y la música del mundo más sugerente

Matthieu Saglio.

Matthieu Saglio.

Los orígenes de Matthieu Saglio están en Francia, pero el violoncelista es valenciano de adopción. Tras un año complicado en el terreno artístico, el pasado sábado arrancó en Dénia su gira internacional para presentar su último disco, 'El camino de los vientos'.

¿Cómo le ha acogido el público en este comienzo de la gira?

Ha sido un placer, el primer concierto de este verano fue un éxito. Ha sido una gran liberación porque tuve que estar confinado hasta el jueves, que era cuando llegaban los músicos de Francia. Pero finalmente tocar en Dénia fue un placer, con las entradas agotadas. Fue una noche mágica en los Jardines de Torrecremada.

El covid le ha tocado de cerca por lo que cuenta.

Sí, fue el regalo de último día de cole de uno de mis niños. Tuvimos que cancelar todo el plan de viaje, mis primeros conciertos de la gira en Francia, y estuve temblando hasta el último momento por esta serie de conciertos aquí en España. Pero finalmente salió todo adelante.

Aunque parece que los conciertos en vivo han vuelto para quedarse, ¿qué impacto ha tenido para usted la pandemia como artista?

Ha sido un año y medio durísimo a nivel laboral, porque estamos haciendo muy pocos conciertos, si bien en España se ha mantenido cierta programación en comparación con otros países europeos como Francia. Pero los músicos nos mantenemos siempre activos, hemos aprovechado para hacer otras cosas como componer, y tenemos mucha energía e ilusión para el futuro.

Dejando de lado la pandemia, ¿cuáles son sus fuentes de inspiración?

Como para todos los músicos, escuchar mucha música de muchos tipos. Pero para mí sobre todo lo más importante son los encuentros con músicos, con la gente. Muchas veces los proyectos de música en los que me he involucrado han surgido de forma no planeada. Ha sido el encuentro, la conexión humana y artística lo que hace que la música fluya, esa es la mayor fuente de inspiración para mí.

¿Qué cree que hace que se le conozca como el «violoncelista de los mil acentos»?

Es una etiqueta que se me puso hace muchos años, no recuerdo muy bien por qué. Pero me gustó mucho y yo lo he seguido utilizando. Me parece un acierto respecto a lo que intento hacer con mi música. La idea es reflejar matices, acentos, que recuerden a sitios o a culturas, a tipos de música, aunque no pretenda ser especialista en ningún estilo en concreto. Lo que me gusta es esa mezcla.

¿Qué le trajo a València y por qué se ha quedado tantos años?

Vine por amor, como en las películas. Yo estuve de Erasmus y fue como conocí a mi mujer, luego me vine a vivir a València. La ciudad me encanta, me encantan los colores, los cielos azules, el color de las buganvillas, de las adelfas. Cuando me voy de gira a países donde llueve mucho, como Bélgica, al volver a casa después de diez días de lluvia y de gris pienso que tengo suerte de vivir en València.

¿Cuáles son sus proyectos en el largo plazo?

Ahora mismo el objetivo principal es mover la versión en directo del disco, porque no hemos podido girar mucho. Tenemos varios conciertos en Alicante, Murcia... y la idea es grabar el concierto de San Javier, Murcia, para sacar un disco en directo.

Compartir el artículo

stats