Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gran expectación en ARCO 2021 que cuenta con representación mallorquina

Los artistas presentes confían en que poco a poco el mercado del Arte retome su vigor de antaño

El taller de L21, una de las galerías mallorquinas presentes en esta edición de ARCO Madrid. | MODEM PRESS

El taller de L21, una de las galerías mallorquinas presentes en esta edición de ARCO Madrid. | MODEM PRESS

A finales de febrero de 2020, un solitario bote de gel situado en la puerta de uno de los pabellones de IFEMA protegía ARCO 2020. Parecía que un virus estaba actuando en China pero aquello parecía muy lejano de la gran feria del Arte Contemporáneo. Algún «friki» con mascarilla visitaba los stands pero hubo incluso quien lo tomó por una intervención artística. Apenas diez días más tarde iniciamos el confinamiento.

Y ahora vuelve ARCO 2021, diferente a ediciones precedentes no solo por el cambio de estación, de invierno a verano, sino porque retorna más comedido, más pequeño y con menos estridencias. No batirá récords de participación, visitantes ni número de galerías, pero las grandes caminatas empiezan siempre con un pequeño paso y los galeristas y artistas presentes confían en que poco a poco el mercado del Arte retome su vigor de antaño.

Tres galerías mallorquinas, además de un stand del Institut de Estudis Baleàrics (IEB), han apostado por participar en ARCO 2021. Se trata de Horrach Moyà, L21 y Fran Reus. Cabe señalar que la galería Pelaires, una de las menos de media docena que habían participado desde la primera edición, este año ha preferido aguardar a mejores tiempos. Los tres galeristas, como es su obligación, confían en obtener buenos resultados o prospecciones futuras en esta edición.

El galerista Juan A. Horrach, de la galería Horrach Moyà. | MODEM PRESS

Juan Antonio Horrach Moyà cuelga en su stand obras de Susy Gómez, Alicia Framis, vestidos, Weiner y Girbent, entre otros, todos ya veteranos en ARCO. El galerista comentaba en las primeras horas de feria que «la pasada no fue la edición que mejor me fue a mí ni a otros. Flotaba cierto pesimismo en el ambiente, pero este año me parece que el público que ha venido está más interesado por las obras que en ediciones precedentes y con ganas de sumar obra a sus colecciones privadas, aunque no he notado la presencia de instituciones públicas». Las dos primeras jornadas ARCO abre sus puertas exclusivamente a los coleccionistas, y de viernes a domingo al público en general: «Este año la feria es algo más reducida pero los que han venido dejan ver más interés por comprar que otros años. De momento funcionamos bien y esperamos cerrar más ventas. En seis meses volverá ARCO 2022 pero yo sería partidario de replantearnos que sea en febrero. Julio no es la mejor fecha por el calor y por el inicio de vacaciones pero sí que podríamos trasladar la cita a primavera».

El galerista Fran Reus, ayer en la primera jornada de la feria. | MODEM PRESS

L21 ha apostado fuerte con un stand mucho mayor que en ediciones precedentes que divide en dos para evocar sus dos espacios expositivos en Mallorca y que hace a veces de almacén y espacio de documentación de las obras. En ellos, los operarios embalan y desembalan constantemente las obras para mostrarlas a los coleccionistas y que vean así el fondo de armario de L21, algo que pueden hacer también mediante códigos QR. Simultáneamente, hay una sala expositiva donde diariamente mostrarán sus trabajos artistas de la galería como Ian Walder, Fabio Viscogliosi, Dasha Shisshkin o Valerie Krauser. Cristina Ramos, responsable de comunicación, detectó en las primeras horas de feria que «existe mucha expectación entre galeristas y público, aunque estamos todos a las espera. Ha sido una primera jornada muy positiva porque los coleccionistas han mostrado mucho interés aunque el volumen de la feria sea menor».

Obra de Miquel Barceló presente en Madrid a través de la Galería Elvira González. | MODEM PRESS

Fran Reus cumple su segundo año en la sección Opening dedicada a las galerías más jóvenes. Bell Fullana y Mari Reme Silvestre han sido seleccionadas por la organización para mostrar su obra más reciente. «Este será un año distinto. Mi último viaje en 2020 fue el que hice a ARCO y hasta ahora no he salido de Mallorca aunque hemos trabajado ‘online’. Es una feria con menos galerías, más abordable para el espectador», comentaba Reus. También cuenta con un espacio diferente Marían Garrido, que ha sido finalista del premio Beep que convoca ARCO y protagonista única del stand la pasada edición. Reus no cree que la experiencia covid se convierta en un leit motiv generacional para los artistas más jóvenes como lo fue el movimiento hippy, la guerra, la posguerra o mayo del 68: «La pandemia no ha cambiado a mis artistas. Durante la pandemia se encerraron en el estudio y les preocupaba encontrar material para seguir trabajando. No percibo que les influyera de otra manera ni a ellos ni tampoco lo he visto en resto de artistas de esta edición».

El artista Joan Morey, en el expositor del Institut d’Estudis Baleàrics. | MODEM PRESS

Joan Morey es el protagonista único del stand del Institut de Estudis Baleàrics (IEB). Fue el ganador del concurso convocado por esta entidad cuyo premio es la participación en ARCO 2021. «Este concurso permite al artista tener visibilidad en ARCO sin tener que preocuparte por vender la obra porque las intención de este stand no es comercial sino la promoción de artistas baleares». Su obra, Réplica a Tour de Force, versa sobre «el impacto del VIH en los grupos de riesgo y su repercusión social», señaló Morey.

Aunque ARCO es una feria sobre todo por y para galeristas y coleccionistas, muchos artistas se dan cita en la misma para apoyar la labor de los galeristas e intercambiar opiniones. El mallorquín Girbent señalaba sobre este nuevo ARCO que «no descarto que la pandemia se convierta en el leit motiv de esta generación de artistas. Hasta ahora habíamos vivido muy tranquilos pero ha sido algo extraordinariamente raro e importante y de alguna manera nos influirá se reflejará en nuestra obra». Su compañera Alicia opinaba que de alguna manera ya se notaba esta tendencia: «Estamos muy contentos de haber venido aunque las obras que se presenta son poco atrevidas porque aún hay todavía mucha incertidumbre cara al futuro provocada por la pandemia».

Compartir el artículo

stats