Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crítica de cine | ‘Fast & Furious 9’: cuanto más, mucho mejor

Fast & Furious 9

Fast & Furious 9

Cualquier saga cinematográfica que llega a más de nueve o diez entregas respeta este axioma: cuanto más, mejor. ¿Puede, argumentalmente, proporcionar alguna novedad la serie de Fast & Furious, más allá de que empezara siendo una cosa y ahora muestre las andanzas de un grupo de élite que rivalizaría con el de Misión: imposible? Más bien poco. Los guionistas, y después los artificieros digitales de la posproducción, se las deben ingeniar para rizar el rizo de todo aquello que, en la anterior entrega, ya rizó el rizo incluso más de la cuenta.

Y en esas aparece Fast & Furious 9, con todo el grupo de habilidosos conductores —y expertos en armamento, lucha cuerpo a cuerpo y lo que sea menester— rodeando al mesiánico Dom Toretto (nunca un actor de cine de acción se ha sentido más cómodo en su papel como Vin Diesel en este caso) en el enfrentamiento con su propio hermano. El generoso metraje de 145 minutos permite unas cuantas vueltas al pasado para explicar cómo se fraguó el rechazo entre los dos hermanos. Pero más allá de los lugares comunes —Jakob Toretto es la némesis de Dom, aunque estén unidos por inquebrantables lazos de sangre—, esto es cine de acción al 100%. ¿Puede un coche propulsarse hasta el espacio exterior? ¿Lograrán dos pequeños automóviles cargarse un gigantesco y acorazado vehículo militar? ¿Puede un imán gigante cargarse todo el mobiliario urbano metálico de una gran ciudad? ¿Se imaginan a la elegante Helen Mirren conduciendo tan rápido como Diesel y Michelle Rodriguez? Las respuestas, en F&F9.

'Fast & Furious 9'

Pama / Manacor

***

Dirección: Justin Lin

ArtesieteFan, Festival Park, Multicines Manacor y Ocimax

Compartir el artículo

stats