Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Premio neutro al mejor intérprete en San Sebastián: Los directores de festivales de la isla dudan y las feministas lo rechazan

El Evolution aplaude una medida «hacia la inclusión de la comunidad LGTBIQ + en el cine»

La actriz Macarena García, con la Concha de Plata en la 60 edición del festival. REUTERS

La estatuilla de la Concha de Plata del próximo Festival de Cine de San Sebastián, que se celebra en septiembre, no será para un actor y para una actriz, sino para un solo intérprete. La nueva categoría del galardón, al que denominan neutro y que suprime dicha distinción entre hombres y mujeres, no acaba de convencer a la mayoría de los directores de festivales de cine de Mallorca, pero sí ven que la medida es «bienintencionada». El pionero fue la Berlinale el año pasado y ahora se suma el de Donostia debido a que permite premiar las buenas actuaciones sin tener en cuenta el género e incluir «identidades que no se adscriben a los géneros masculino o femenino».

El director del Atlántida Film Fest, que tendrá lugar la última semana de julio en Palma, duda de «si realmente beneficiará a la diversidad o si perjudicará a las interpretaciones por parte de mujeres. Todavía es pronto para saberlo, aunque en los próximos años veremos más festivales que se sumarán a la iniciativa», en palabras de Jaume Ripoll. Él no tendrá ese dilema, porque los premios del Atlántida carecen de la categoría al mejor actor y mejor actriz.

El responsable de Out!, la Mostra Cinema LGTBIQ + de les Illes Balears, Jaume Fiol, cree que «la iniciativa a priori es una buena decisión porque hasta ahora las personas transgénero son incluidas en los premios de los personajes que interpretan y con el cambio en San Sebastián y Berlín se elimina categorizar entre hombre y mujer, ya que hay más opciones». Pero Fiol también ve «contras» al pensar en que «continúa habiendo más papeles masculinos, por lo que habrá más candidatos hombres que del resto», advierte. Como Ripoll, tiene claro que habrá más festivales que se pasarán a los premios neutros, por lo que espera «que la medida se defina claramente y se potencien los galardones ex aequo en caso de haya candidaturas reñidas, ya que la calidad debe prevalecer por encima de todo».

La mayor defensora isleña de estos cambios es la directora del Evolution International Film Festival, Sandra Seeling, porque «es un paso importante para continuar con el apoyo a la igualdad y es una manera de unir fuerzas con lo que ya es un poderoso movimiento hacia la inclusión y aceptación de la comunidad LGTBIQ + en la industria del cine».

A título personal, Vicka Duran, del Conofest, lamenta que esta propuesta «bienintencionada» irá en detrimento de las actrices debido a que «aún no existe una igualdad real y, si se elimina un premio de prestigio en el que la mujer puede tener visibilidad, se da un paso atrás». El cambio «tendría sentido si realmente hubiese paridad entre actores y actrices, pero si ellas tienen el 70% menos de papeles que ellos, está claro que las posibilidades no son las mismas».

En la misma línea se expresa Victòria Morell, la delegada en Balears de Cima, la asociación de mujeres cineastas y de medios audiovisuales. «Se trata de un sector muy masculinizado, donde los hombres dirigen más (80%) y firman más guiones (75%), dos áreas influyentes en los campos de la interpretación, de ahí que haya una mirada más masculina y solo un 30% de los papeles para mujeres».

Compartir el artículo

stats