Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manuel Avilés: «El narcotráfico en Mallorca es imparable»

«Cuando oyes en la radio y lees en prensa que están planeando matarte, el corazón te da un vuelco y tienes un sentimiento de pánico»

Manuel Avilés.

Manuel Avilés.

«El gran problema del narcotráfico es la enorme cantidad de dinero que genera y que - según casi todos creen- es dinero muy fácil. Luego caen del burro cuando están presos y se dan cuenta de que lo fácil tiene un coste muy alto», comenta Manuel Avilés al hablar de En la cuerda floja: narcotráfico en Mallorca, uno de los libros que presentará este próximo miércoles 30 de junio, a las 19 horas, en la Fundación Sa Nostra.

El libro es un homenaje a la policía, a los que confiesa deberles la vida por haberle protegido durante el tiempo que estuvo en el punto de mira de ETA. «Tengo una deuda con ellos y una forma de agradecimiento era contar una historia verídica en la que la policía es protagonista junto a los delincuentes contra los que ha luchado, salvo deshonrosas excepciones, como la implicación de un inspector de policía, que era casi un mito como funcionario, y cayó en la trampa del dinero de los narcos, compinchándose con ellos».

El narcotráfico es una pandemia que mueve y genera cantidades importantes de dinero. Tiene una enorme capacidad de corrupción y es un delito contra la salud pública, un problema de gran envergadura social que se extiende a otros tipos de delincuencia.

«Un coronel del Cesid me dijo que las grabaciones que yo había hecho fueron un torpedo en la línea de flotación de ETA»

decoration

No parece posible, hoy, acabar con estas conductas. La batalla diaria para sacar a las bandas de traficantes de las calles sitúa a los agentes de policía, a jueces y a fiscales en una montaña rusa en la que los éxitos vienen acompañados de muchos sinsabores. «El lector entenderá el manejo económico de una gran narcotraficante, el dinero que salía y entraba de su empresa, el robo que sufrió, las denuncias y las acciones siguientes que llevaron a varias personas a cumplir condena por la comisión de delitos. No olvido un personaje real, el converso que he incluido en el libro, porque le conocí en la cárcel y era un ejemplo de seguimiento del Evangelio», comenta.

El origen de su otro libro, Prisiones, putas y pistolas, vino dado por una circunstancia que se narra. Cuando en 1993, en los locutorios de Alcalá Meco, descubrieron que tres presos etarras -Iñaki de Juana Chaos, Esteban Nieto y Joseba Artola Ibarretxe– junto a sus dos abogados planearon y ordenaron la muerte de Avilés, en aquel tiempo, director de la cárcel de Nanclares de la Oca en Álava. «Cuando oyes en la radio y lees en prensa que están planeando matarte, el corazón te da un vuelco y tienes un sentimiento de pánico. Recuerdo cómo Antonio Asunción y Rafael Vera me daban broncas para que jamás saliera sin escolta».

El libro trata de cómo dos miembros de ETA, Isidro Etxabe y Jon Urrutia, fueron capaces de alzar la voz cuando nadie se atrevía, ante una organización terrorista que no tenía problema para matar y desmembrar niños con no se sabe qué fines. Como por ejemplo, el atentado de Fabio Moreno, en Erandio, o Irene Villa en Madrid.

«Recuerdo cómo Antonio Asunción y Rafael Vera me daban broncas para que jamás saliera sin escolta»

decoration

Manuel Avilés sacudió con fuerza a ETA y a los presos de la banda, gracias a las grabaciones hechas en el 91 que establecerían el principio del fin. Mostraban las fisuras de la organización terrorista y fue una arriesgada operación que denominaron Vía Nanclares.  Se jugó la vida y el cargo, pero le salvó el apoyo incondicional de Antonio Asunción, Ministro del Interior y Secretario de organización de prisiones. «En el libro cuento cómo un coronel del Cesid, luego CNI, me dijo: ‘Le has hecho a ETA un daño inmenso, estas grabaciones son un torpedo en la línea de flotación’».

Que sus libros estén basados en hechos reales provoca que despierten gran interés y arrasen en ventas en toda España.

En la presentación le asistirán Fernando Schwartz y el juez José Castro, autores del prólogo, Antonio Suárez, exinspector jefe de la Unidad de Crimen Organizado y uno de los protagonistas del libro, y José Luís Santafé, comisario principal y jefe de operaciones de Balears.

Compartir el artículo

stats