Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sidonie, un concierto casi como los de antes

El público mallorquín volvió a sentir la emoción de la música en directo en un evento sin distancia social, con mascarillas y test previo de antígenos

7

Cerca de 3.000 personas vibran con Sidonie en el primer concierto sin distancia social Manu Mielniezuk

El Mallorca Live Summer celebró ayer el esperado concierto piloto del grupo catalán Sidonie con mascarillas, sin distancias de seguridad y con test de antígenos obligatorio para todos aquellos que no estuvieran vacunados. Esta celebración era la primera prueba importante antes de volver a la normalidad y reunió a casi 3.000 personas en el antiguo Aquapark de Calvià. La organización del festival contó con la ayuda de voluntarios del Govern, que se encargaron de comprobar que toda la documentación presentada fuera correcta para evitar posibles problemas. El objetivo era claro: convertir la actuación en un momento histórico.

Tras más de un año y medio sin poder disfrutar de la magia de la música en vivo en condiciones normales, el público mallorquín vibró y bailó con los éxitos de la banda, que presentaba su último disco El Regreso de Abba. El conseller de Cultura, Miquel Company, ofreció unas declaraciones antes del inicio de la celebración en las que declaró que quieren recuperar la confianza del sector: «Necesitamos pruebas como esta para ver cómo funcionan y poder actuar en consecuencia». Company confesó que era la primera vez que acudía al Mallorca Live Summer en esta edición y explicó que el objetivo principal es hacer eventos pactados con las entidades para «evitar las aglomeraciones y el descontrol». El conseller evitó las preguntas sobre las imágenes de la Plaza de Toros y pidió «responsabilidad individual y colectiva» a todos los ciudadanos.

En los momentos previos al concierto, los primeros asistentes ya dejaban claro que era un día especial. «Más emocionado que cuando nació mi hija», declaraba un joven justo al entrar en el recinto. La tensión y el nerviosismo ante la ansiada cita eran una constante entre el público. Algunos, fieles a los conciertos del Mallorca Live Summer durante los últimos meses, dejaban claro que este era el formato que querían: «Si hay que estar sentados no se le puede llamar concierto». Durante las horas previas a la actuación, la organización del festival trabajaba a destajo para que todo saliera a la perfección y no hubiera sustos.

Unas 3.000 personas disfrutaron de este concierto piloto que celebró el Mallorca Live Summer

decoration

El concierto comenzó pocos minutos después de las 22 horas. El público trató de transmitir sus inmensas ganas de bailar al grupo catalán, que saltaba al escenario con gran energía. Algunos ya llevaban un rato cantando mientras esperaban con ansias la irrupción de la banda. La sensación de libertad entre los fans era total. Un público entregado que cantaba a pulmón todas y cada una de las canciones.

Se hicieron test de antígenos previos. | M.MIELNIEZUK

La noche comenzó con On the Sofa, canción de su disco Lo Más Maravilloso publicado en 2018 que hizo saltar a todos los presentes. Incluso una pareja se atrevió a catalogarla como «un clásico del grupo». El segundo tema ya fue del nuevo disco. En este caso, Nirvana Internacional. Este comienzo provocó que los asistentes bailaran y saltaran. Unos pocos atrevidos decidieron abrazarse ante la mirada de las personas de su alrededor. A pesar de ser la presentación oficial de su nuevo disco en Mallorca, el grupo también deleitó a los asistentes con sus canciones más conocidas como Carreteras Infinitas y Maravilloso. Sidonie quiso remarcar que 2020 había sido un año complicado pero que estaban muy felices de poder actuar en Mallorca en un día como este y ver «cuerpos vibrantes». Además, agradecieron el esfuerzo realizado por la organización por recuperar la normalidad «aunque solo sea durante un rato».

La actitud del público fue de agradecimiento en todo momento. No pararon de sucederse los aplausos y los gritos hacia la banda, que confesó estar disfrutando de la actuación. A pesar de que algunas personas decidieron separarse, la gran mayoría estaban situados frente al escenario. El concierto finalizó sin ningún problema y con gran ilusión entre los asistentes, conscientes de la importancia de una celebración como esta tras tantos meses de pandemia.

Antes de entrar al recinto se tomó la temperatura a los asistentes. | M.MIELNIEZUK

Compartir el artículo

stats