«La música de raíz está al alza y cada vez es mayor el interés de la gente joven hacia estas canciones», defiende Pep Gimeno ‘Botifarra’, uno de los grandes fenómenos de la música popular valenciana que este viernes actúa en Palma, en el Trui Teatre (20 horas).

‘Botifarra’, que estará acompañado a la guitarra por Miquel Pérez, interpretará jotas, fandangos, cants de batre, habaneras y romanços, una colección de «tesoros» a la que se entregó cuando contaba 13 años, momento en el que comenzó a grabar en cintas de casete piezas inéditas que la gente mayor transmitía de modo oral de generación en generación.

«Son las mujeres las que han conservado muchas de estas canciones, gracias a ellas tenemos el folclore», reivindica el cantaor de Xàtiva (1960).

Su devoción por la música popular se remonta a los años 70 y fue en los 80 cuando ‘Botifarra’ ingresó en el grupo Sarau de la mano de Vicent Chafer. Juntos se dedicaron a entrevistar a los mayores, a la caza de canciones tradicionales olvidadas, en peligro de desaparecer al no haber sido nunca registradas. «Yo pensaba que esto se acabaría algún día, pero qué va. En la bolsa que siempre llevó nunca falta la grabadora. Se siguen perdiendo canciones pero gracias a locos como yo este patrimonio no está en peligro, por lo menos en el País Valencià».

‘Botifarra’ se declara un fan de músicos como Biel Majoral, Miquela Lladó o Maria del Mar Bonet, con quien actuó en Xàtiva hace unos días. «Bonet es la más grande, una gran dama y una gran persona. Me emociono al escuchar cómo interpreta cançons de feina o el Parado de Valldemossa», confiesa.