Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El gallinero | Revisitando

Un momento de la obra ‘Siau benvingut’. |

Un momento de la obra ‘Siau benvingut’. |

Se atreve Joan M. Albinyana con todo, desde un Antoni Mus que le resulta cercano a Mouawad (estrenó Un obús al cor hace unos meses), pasando por el Siau benvingut de Alexandre Ballester que llenó este fin de semana la Petita del Principal. El propio Mus y Luca Bonadei subieron a los escenarios una pieza que se adelantó a su tiempo y fue presagio de desequilibrios sociales que estaban por venir. A Ballester le influyeron Ionesco y Beckett –son huellas más o menos evidentes– pero en esta adaptación me parece ver a Pinter –especialmente en la forma de construir esa espera, ese vagar por los días mientras aguardas a que cambie la estación, o quizá la suerte– y al Renoir de La regla del juego.

Se dilata alguna escena central y se sintetiza el final en una apuesta que maneja bien el bucle e introduce títeres y máscaras y se envuelve de la música de Sara Mingolla, Nadir Zamora y Aina Zanoguera, que se arranca con tonadas populares pero también con Nick Drake o Peter Gabriel. Un trabajo en equipo –muy joven, por cierto– que cuando llega el nudo de la historia deja en escena a Joan Toni Sunyer –inseparable de Albinyana– y a Lorena Faus para dar vida a unos personajes centrales complejos, de contrastes, que surfean la vida con ternura, pero exhibiendo esa piel áspera que han curtido las circunstancias. Me resulta valiente y efectivo el conjunto, y lo será más cuanto más ruede.

Al Principal también llegará, la próxima temporada, Marta Pazos; una de las directoras más sugerentes de la escena actual. Lo hará para dirigir una obra de Xavi Uriz. Mientras tanto, la creadora acaba de triunfar en Madrid con un Othello feminista, divertido y voraz a la hora de tragarse los códigos de Shakespeare. El montaje que se pudo ver en el Teatro de la Abadía me parece un perfecto ejemplo de cómo revisitar un clásico para traerlo a los tiempos que corren. Entre risas y coreografías, se habla de racismo, de violencia machista y el fenómeno, tan actual y preocupante, de las fake news. Una joya.

Y sigan atentos a la programación del Teatre del Mar. Hace unos días recalaron los de La Ruta 40 con un ingenioso fresco sobre el turismo de masas que desarrolla los tópicos de manera precisa. Y en dos semanas llega Cabezas de cartel, que promete, y mucho.

Compartir el artículo

stats