Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nina Persson: «Ya no me resulta emocionante hacer discos»

«Me gusta viajar para hacer conciertos, pero no salir de gira»

Nina Persson.

Nina Persson.

Sin The Cardigans, la banda con la que se hizo tremendamente popular en los años 90, Nina Persson visita Mallorca este domingo para ofrecer el que será su primer concierto en meses, no solo por la pandemia, sino también por su nueva forma de ver la música, ahora que ejerce como profesora.

La artista sueca comenta por qué no ha publicado material nuevo desde Animal Heart (2014), su único álbum en solitario. «Ya no me resulta emocionante hacer discos y no se me ocurre qué tipo de música podría hacer», se exime. «Y me gusta estar en un escenario, pero mi felicidad no pasa necesariamente por él», remacha.

Probablemente el púlpito en el que a día de hoy a la intérprete de Lovefool le importa ser más escuchada es en su puesto como profesora de Trabajo de Desarrollo Artístico en un conservatorio de Copenhague, donde enseña a alumnos de entre 23 y 36 años.

«Saben quién soy, pero creo que a algunos ni les importa. Es más, creo que a algunos ni les gusta mi música», dice con sutil humor y sin un ápice de falsa modestia, pese a haber despachado más de 15 millones de copias en todo el mundo de sus discos, especialmente de Grand Turismo (1998).

Todo comenzó en octubre de 1992 cuando dos jóvenes músicos que procedían del ámbito del heavy metal, Peter Svensson y Magnus Sveningsson, fundaron The Cardigans en una localidad sueca llamada Jönköping. A ellos se unieron Bengt Lagerberg, Lars-Olof Johansson y, como vocalista, Nina Persson, resultando de la unión una banda clave en el pop-rock alternativo de los años siguientes.

Persson (Örebro, 1974), que entonces asistía a una escuela de arte, reconoce que nunca se había planteado de manera seria lo de ser músico. «Lo que sucedió es que me uní a una banda que de repente despegó... y ahora estoy feliz de ello», comenta sobre aquel proyecto que arrancó con Emmerdale en 1994.

Tras Super Extra Gravity (2005), el sexto disco de su carrera, se tomaron un descanso por la maternidad de Persson, un parón que se alargó seis años. No hubo más material nuevo tras su vuelta, aunque la banda sigue concitando público en cada una de sus contadas apariciones en directo, como la del Dcode madrileño en 2019 o en el Viva Latino de México en 2020, justo antes de la pandemia.

«Me sigue gustando viajar para hacer conciertos, pero no salir de gira», reconoce a este respecto. «Solo tienen que darme mucho dinero», bromea a continuación la intérprete de temas míticos como Erase/Rewind o My Favourite Game.

Algunas de esas canciones volverán a sonar dentro del ciclo ContrastMallorca, en un concierto en el que subirá al escenario con el apoyo a los teclados de su amigo Martin Hederos, miembro de la banda sueca The Soundtrack Of Our Lives, en la que será su primera actuación en muchos meses.

«Inicialmente me contactaron para hacer de DJ, pero a causa de la pandemia eso era irrealizable. Me preguntaron si podría hacer otro tipo de espectáculo y me acordé de este formato con mi amigo Martin. Es un show muy íntimo, sin esa noción de cuarta pared con el público, que permite incorporar algo de humanidad al conjunto», explica.

Con solo un instrumento y su voz, como es de imaginar han sido muchos los cambios operados en las canciones para adaptarlas. «Casi se puede escuchar a la gente carraspear, incluso respirar», anticipa Persson, que reconoce sentirse «más conectada» con los temas más recientes de su repertorio.

«Cuanto más viejas son, cuesta más tocarlas, porque yo misma he cambiado mucho con el tiempo y hay muchas de las más antiguas que ahora no puedo hacer porque me parecen muy raras», confiesa la artista ante la que será su primera actuación en Mallorca.

Compartir el artículo

stats