Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Multiculturalidad, brecha social y memoria histórica en los Premis Mallorca

Las cuatro obras de Creació Literària galardonadas han sido editadas y se venderán en la Fira del Llibre, que comienza el próximo miércoles

Así fue la presentación de los Premis Mallorca de Creació Literària en los jardines de la Misericòrdia M. Salas

La multiculturalidad de Mare, d’on venen els infants?, la brecha social que denuncia Altres formes, la memoria histórica que rescata Els mallorquins a l’Olimpíada que no fou y el duelo plasmado en El quadern de l’espia son los temas principales de las cuatro obras que ganaron los Premis Mallorca de Creació Literària en diciembre y que ayer vieron la luz en forma de libro. Los cinco autores de los galardones de literatura infantil (Caterina Valriu y Toni Galmés), dramaturgia (Miquel Àngel Raió), ensayo (Pau Tomàs) y poesía (Marià Veloy) darán a conocer sus textos en la Fira del Llibre, que tendrá lugar la próxima semana, aunque el cuento sobre la vida y la maternidad ya está en manos de numerosos niños y para ver la obra teatral habrá que esperar a la próxima temporada.

La presentación se realizó en los jardines de la Misericòrdia y la consellera de Cultura, Patrimonio y Política Lingüística del Consell, Bel Busquets, destacó de esta 16 edición de los Premis que sigue teniendo como objetivo fomentar la lengua catalana en Mallorca, aunque no espera «el blat sense haver sembrat», como canta Lluís Llach. Por este motivo, ahora los libros necesitan lectores, porque no tiene sentido «organizar unos premios de creación literaria sin una política clara y decidida a favor de aumentar el número de lectores catalanoparlantes». Lo hacen desde la dirección insular de Política Lingüística del Consell «destinando 626.000 euros este año a fomentar el uso de la lengua catalana», destacó.

El único libro de los ganadores que ha llegado al público es Mare, d’on venen els infants? y fue el más vendido en catalán durante el día de Sant Jordi. Su autora explicó ayer que «su tono poético, sin una historia al uso en la que hay que resolver una situación, hace que también sea apto para gustar a los lectores adultos, no solo a niños, sino a aquellas personas a las que les agradan los libros ilustrados», en este caso por Galmés. Valriu especificó que lo que más atrae, según le han comentado muchas personas, «no es solo el diálogo entre una madre y una niña, sino que es un cuento multicultural, intemporal y muy funcional para explicar a los niños dónde está África, Oceanía, el Polo Norte, etc. gracias a las imágenes». Y con la ayuda del gran globo terráqueo que los autores han utilizado en las presentaciones organizadas en Binissalem, Inca y Sant Joan. «Los niños se divierten mucho con esto y con los animalitos, los juegos de sombras y elementos simbólicos del cuento».

La representación teatral de Altres formes no llegará hasta la temporada 21-22, aunque en su edición impresa ya se puede leer «una obra donde pasan cosas muy duras y que estaría bien que hiciese reflexionar», en palabras de su autor. Miquel Àngel Raió partió del cierre perimetral que sufrió el barrio de Son Gotleu tras el confinamiento, «aunque podría ocurrir en cualquier barrio de los llamados menos favorecidos de cualquier ciudad del mundo». Con la historia de Alba y su amiga nigeriana, pretende «reflejar la fractura social existente y que la pandemia ha hecho todavía más evidente». El dramaturgo pone el dedo en la llaga del modelo actual y «esa mirada tan injusta que se tiene sobre los más vulnerables, los que más sufren, una mirada paternalista y poco afinada».

Raió recuerda que cuando hay grandes crisis, llegan los cambios, «para bien y para mal, y eso está ocurriendo con la pandemia, de pensamiento y conocimientos, pero habrá que analizarlos con el tiempo». «La gran huella que ha dejado desde el principio es que ahora somos más conscientes de la fragilidad humana», concluyó.

Poesía y ensayo

De tristeza habla el poemario de Marià Veloy. «Me gusta decir que es oscuro, de pérdida, de duelo, pero también hay espacio para la ironía, homenajes literarios e imágenes casi optimistas», dice de El quadern de l’espia, donde las experiencias propias o cercanas al autor «pueden comprenderse y compartirse». Al menos, «sería lo ideal y esa es la finalidad de la poesía y la escritura en general», según el autor catalán.

El premio de ensayo, titulado Els mallorquins a l’Olimpíada que no fou, ha rescatado del olvido a la expedición mallorquina que acudió a la Olimpiada Popular de Barcelona en 1936 y que nunca se celebró debido a que se produjo el golpe de Estado de Franco y la Guerra Civil. La investigación cuenta incluso con entrevistas de tres testimonios ya fallecidos que vivieron esta historia.

Compartir el artículo

stats