Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lara Martorell: «Soy trans pero no me cierro puertas, me gusta probar»

La actriz hace su primera incursión en el mundo operístico con ‘Con mi dolor a solas’

Canción, poesía y ópera en el recital lírico ‘Con mi dolor a solas’ M. A. Ponce

A la actriz mallorquina, Lara Martorell (Palma, 1987) le gusta «probarse» ante nuevos retos, jugar «con el riesgo» y huir de las etiquetas. «Soy trans pero no me cierro puertas. No quiero que me encasillen», afirma una intérprete que se dio a conocer con la serie Servir y proteger (TVE), triunfó con Veneno (Atresmedia) dando vida a La Fany y dio el salto al cine con Pullman, la premiada película de Toni Bestard. Fiel a su filosofía, se presenta ahora en los escenario Con mi dolor a solas, un espectáculo de Euroclàssics centrado en «el amor imposible o perdido» que podrá degustarse en Llucmajor (21 de mayo, a las 19 horas, en el Claustre de Sant Bonaventura), Palma (22 de mayo, en el Centre de Cultura Sa Nostra) y Pollença (23 de mayo, en el patio del ayuntamiento).

Joan Laínez y Lara Martorell, ayer, en este diario. | MIQUEL ÀNGEL PONCE

Canción, poesía y ópera arman este recital lírico con canción española, italiana y ópera que combina poemas recitados y la interpretación del repertorio vocal con el leitmotiv del desamor. Acompañan a Lara Martorell la pianista Maria Victòria Cortès y el tenor Joan Laínez, el fundador del Mallorca Gays Men’s Chorus, que asegura que «el público se identificará con algunas de las historias de desamor que contamos».

La selección final de piezas musicales y poemas que se escucharán incluye títulos de Verdi, Turina, Puccini y Gustavo Adolfo Bécquer, de quien precisamente toma su nombre este espectáculo, del último poema de sus Olas gigantes. «Son vivencias que todos conocemos y creo que el espectador será conducido a un mundo de inspiración. Seguro que se emocionan», defiende Martorell.

Con mi dolor a solas «es como un diálogo entre Laínez y yo, es precioso. Yo digo mi texto y él me responde cantando. No es una historia concatenada, son muchas historias en un solo concierto, como la del príncipe y la criada, la diosa y el hombre que quiere su amor, o la del amor tóxico. La ópera fue lo que me enganchó a este proyecto, un espectáculo con el que he llorado mucho rato», confiesa.

Pese a que se trata de su primera incursión en el mundo de la ópera, a la actriz mallorquina no le asaltan las dudas o los temores. «La música siempre me ha gustado y el piano me transporta a lugares de mi infancia, a mi Valldemossa. Me encanta tanto Chopin como Erik Satie», apunta.

«Esta aventura me está enseñando lo inspiradora que puede resultar la música a la hora de meterme en un personaje. Me permite acceder de un modo muy consciente a la emoción y la verdad», señala una intérprete que busca en su trabajo papeles que «me fascinen y me enamoren».

Para Laínez también está siendo una «bonita» experiencia. «Lara se ha adaptado enseguida a un formato que le resultaba novedoso y es sorprendente cómo hace suyas, cómo interpreta, las arias de ópera», señala el tenor, que también está de estreno: este sábado ofrece su primer recital fuera de Balears, en Almería, junto a la soprano Desireé Manzano y con la zarzuela como protagonista.

Compartir el artículo

stats