Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Literatura

Llucia Palliser: "La mujer menopáusica es un ser invisible e inservible"

La autora menorquina publica el poemario 'Cada veta de vida', obra que presenta estos días en diferentes puntos de Mallorca

Llucia Palliser, poeta

Llucia Palliser, poeta

«La poesía, en tiempos de pandemia, sirve para humanizar, para sensibilizar. De alguna manera tiene una función unificadora, con ella se buscan imaginarios que reafirmen nuestra identidad como colectividad». Así lo afirma Llucia Palliser (Maó, 1971), que estos días presenta en Mallorca su primer poemario, Cada veta de vida (Stonberg Editorial), tras más de una década de ejercicio poético y activismo cultural

La de Palliser es «una reflexión sobre el tiempo, la vida y el orden», convencida de que «necesitamos orden para enfrentarnos al caos y sentirnos más seguros». Volcada en la poesía desde los quince años, la autora recuerda que fue «gracias a la confianza de Margarita Ballester y Pere Gomila» cuando ganó visibilidad y empezó a participar en recitales, primero en su Menorca natal y posteriormente en Mallorca y Barcelona. «Mi estreno, con este primer poemario, ha sido muy natural, no ha sido algo buscado. Jordi Roig, el prologuista del poemario, me puso en contacto con el editor, a quien le gustó mi obra. A diferencia de otros poetas que lo intentan a través de concursos o enviando la obra a muchas editoriales, lo mío ha sido muy sencillo», confiesa.

Palliser concibe la poesía como un «cobijo», y también como una especie de «autoterapia» que le permite «espantar los fantasmas» que todos tenemos, en su caso tres, principalmente: «La inseguridad, el dolor a nivel psicológico y la timidez». 

Palliser sostiene un ejemplar de su poemario

Palliser sostiene un ejemplar de su poemario

Cada veta de vida está estructurado en seis partes, diferentes pero unidas por un hilo común que es el paso del tiempo y también por la idea del orden en fases del recorrido vital. El noviazgo, el momento álgido del coito, el vacío de la pérdida, el sueño eterno (la muerte) y la mujer menopáusica, «un ser que se convierte en invisible, inservible y anafrodisíaco», son tratados en un volumen que concluye con un homenaje a Bach, cuya música le brinda «tranquilidad y concentración», y una sentencia: «El desorden es lo que nos activa, lo que nos humaniza y nos moviliza. Ante lo sobrevenido, o espabilas o te hundes».

La poesía le ha servido con la Covid para mantenerse a flote. «Particularmente, la pandemia me ha vuelto a enseñar cosas que ya conocía, como el valor de las cosas pequeñas y el aprecio y cariño de la gente que está a mi lado, la familia. Ante la adversidad, unión. He intentado no caer en el tremendismo», subraya.

Si hoy ha estado en Manacor, en la Institució Antoni M. Alcover, en un acto que contó con la participación de los poetas Damià Rotger, Emmi Finozzi, M. Magdalena Gelabert y Cristina Salom, con el acompañamiento musical de Bàrbara Duran; este viernes intervendrá en la Llibreria Lluna (General Riera, 39-B, a las 19.30 horas), arropada por Maria Victòria Secall; y mañana sábado, en el primer recital del colectivo poético feminista La Trenza, a partir de las 12 horas en el patio de la Misericòrdia.

El propósito de este último recital poético, el de La Trenza, es dar voz a la poesía escrita por mujeres. Participarán Palliser y Secall, y se podrá escuchar a la cantautora Ana Martí. El colectivo organizó su primer recital el pasado 8 de marzo a través de sus redes sociales a causa de las restricciones generadas por la crisis de la Covid 19, y tuvo una gran acogida entre el público. Así, viendo la necesidad existente por parte de la sociedad de citas de estas características, La Trenza decidió celebrar un segundo 8M abierto al público.

«Este encuentro pretende ser el punto de partida de un trenzado entre genealogías e identidades para dar espacio a aquellas voces que, por diversos motivos, no encuentran sus canales. Así, La Trenza nace con la idea de apoyarnos como creadoras y cuestionar las limitaciones que tenemos para ocupar espacios poéticos y salir a los micros», señalan sus responsables. 

Cartel del acto programado por La Trenza

Compartir el artículo

stats