Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arte

“Este cuadro ya no está a la venta”: el misterioso destino del Greco de los Selgas

La 'Inmaculada' que la Fundación trató de vender al Museo de Budapest reaparece en un programa de TVE sobre el “Ecce-Homo” de Caravaggio

José Antonio de Urbina, en 'Informe Semanal'. A la derecha, la 'Inmaculada' del Greco

José Antonio de Urbina, en 'Informe Semanal'. A la derecha, la 'Inmaculada' del Greco

En un programa de Televisión Española (TVE), emitido en 'prime time' y como 'atrezzo' en una entrevista con un conocido galerista que hablaba sobre el caso de la frustrada exportación del 'Ecce-Homo' de Caravaggio. Así reapareció, este sábado, la 'Inmaculada' del Greco que la Fundación Selgas-Fagalde trató de vender en diciembre al Museo de Bellas Artes de Budapest.

El programa en cuestión era el veterano 'Informe Semanal', que dedicó uno de sus reportajes, 'Los claroscuros del lote 229', al descubrimiento del 'Ecce-Homo' y la posterior paralización de su subasta por orden de la Junta de la Calificación, Valoración y Exportación de Bienes del Patrimonio Histórico, en un caso que guarda singulares paralelismos con el del Greco de los Selgas.

A lo largo del reportaje, varios expertos hablan sobre la relevancia del cuadro de Caravaggio y las singulares circunstancias de su descubrimiento. Entre ellos, figura José Antonio de Urbina, el director de la galería madrileña Caylus. Localizada en el exclusivo barrio de Salamanca, la galería está especializada en pintura antigua española e italiana, y cuenta con un prestigio consolidado en el mercado del arte desde hace décadas. Entre sus hitos, destaca su mediación en la venta de 'La Condesa de Chinchón', de Francisco de Goya, por 26 millones de euros en el año 2000. El comprador fue nada menos que el Museo Nacional del Prado, que recientemente acaba de adquirir otra obra del divino aragonés: el 'Aníbal vencedor' que la Fundación Selgas-Fagalde vendió, por 3,3 millones de euros, a la Asociación de Amigos de la gran pinacoteca nacional.

En el programa de televisión, José Antonio de Urbina se muestra primero en un despacho de su galería, revisando un libro de arte. Pronto se le ve hablando a cámara, en un encuadre muy cuidado. De Urbina está sentado en una sala de Caylus. Tras él, una puerta abierta amplía el espacio, casi como si fuera un guiño a Velázquez. A su derecha, un Cristo crucificado asiste doliente a la entrevista. A su izquierda, bien iluminada, está la 'Inmaculada' del Greco.

Tras la reaparición estelar del Greco en 'prime time', este periódico contactó ayer con la galería Caylus para interesarse por el Greco. En una primera comunicación, vía telefónica, la galería mostró su conocimiento de la conexión asturiana de la “Inmaculada”. Cuatro horas después, vía correo electrónico, la galería remitió una aclaración: “Disculpe, pero este cuadro ya no está a la venta”.

La reaparición del cuadro en la galería madrileña no deja de ser significativa, ya que desde que LA NUEVA ESPAÑA destapó el pasado 9 de diciembre la intención de la Fundación Selgas-Fagalde de vender la 'Inmaculada' al Museo de Bellas Artes de Budapest, no se había comunicado que el lienzo hubiese abandonado el territorio regional. Es más: se suponía que seguía custodiado en la quinta de los Selgas, en El Pito (Cudillero). Este movimiento, de hecho, redunda en una de las lagunas de la gestión que se ha hecho sobre ese patrimonio: toda vez que la colección de los Selgas no está catalogada ni protegida por ninguna de las figuras de salvaguarda fijadas por la Ley de patrimonio de 1985, sus propietarios no tienen que solicitar el correspondiente permiso al Principado si quieren sacar las obras de Asturias.

“No me escondo”. Lo dice claramente el exalcalde de Cudillero y actual portavoz municipal del PP, Ignacio Escribano, en referencia a la votación en la reunión del patronato de la Fundación Selgas-Fagalde en la que en 2017 se facultaba al presidente, Gregorio Peña, a vender obras de arte propiedad de la Fundación, tal como publicó LA NUEVA ESPAÑA.

“En esos momentos se nos explicó que la situación económica de la Fundación era muy complicada”, explica Escribano. Esos problemas económicos estaban provocados, según dice Escribano, “por los impagos en los contratos arrendaticios de un hotel en Sevilla y un inmueble en la calle Velázquez de Madrid.” A la Fundación, propietaria de estos inmuebles, se le debían varias rentas. En aquella reunión del 11 de diciembre de 2017 se aprobó por unanimidad “autorizar” la venta del cuadro “Aníbal vencedor” de Goya. Escribano insiste en que se aprobó esa autorización y no la venta del cuadro de Goya. “Tanto el presidente como todos los patronos entendimos en aquella ocasión que era la última opción para lograr la viabilidad económica de la Fundación”, subraya el exalcalde. Además, añade otro matiz, “en el acta se refleja que se puede vender obra siempre que se cumpla la legalidad”.

El exalcalde de Cudillero mantiene que en esa reunión no se aprobó la venta de ninguna obra de arte, sino la autorización para poder hacerlo. “Cuando se ha vendido el cuadro es ahora y por eso queremos conocer la opinión del actual alcalde”, dice Escribano en referencia al socialista Carlos Valle.

El exregidor de Cudillero considera que “si la Fundación ha tomado la dolorosa decisión de vender el cuadro es porque no les quedaba más remedio, no lo pongo en duda”, pero quiere que el actual alcalde explique su postura en las reuniones del patronato del que ahora forma parte. Escribano ha presentado varias preguntas en el registro municipal sobre esta cuestión, pero no ha obtenido respuesta. Ayer mismo se celebró un Pleno municipal, pero no hubo ocasión de hablar del tema. Se trataba de un Pleno extraordinario sobre los presupuestos municipales en el que, según el reglamento de la Administración local, no se admiten ruegos y preguntas ni introducir en el debate cuestiones ajenas a las cuentas municipales.

El cuadro de Goya ha sido vendido a la Asociación de Amigos del Prado por 3,3 millones, y la Fundación comunicó su intención de vender al Museo de Budapest otra joya, una “Inmaculada” del Greco. El Ministerio frenó esa operación.

El actual alcalde desveló parcialmente el acta de la reunión de 2017 a la que asistieron, además de los patronos privados, Jorge Fernández Sangrador y Antonio Nistal, vicario general y ecónomo de la diócesis de Oviedo, respectivamente; Santiago García Granda, entonces rector de la Universidad de Oviedo, e Ignacio Escribano. Valle arremetió contra Escribano, “es él, como representante del Ayuntamiento y del Gobierno de Asturias, quien vota a favor del acuerdo de venta del ‘Aníbal’ de Goya y, ojo, así como de cualquier otra obra”. Escribano reconoce que votó a favor de “autorizar” la venta de obra y exige saber qué ha hecho el actual alcalde.

Compartir el artículo

stats