Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Forn de Sant Elies resucita como tienda de discos

El londinense Silas Wager abrió a finales de marzo en el antiguo local de la popular panadería Got Blues Listen To Jazz, el séptimo establecimiento en Palma que vende vinilos

8

El Forn de Sant Elies resucita como tienda de discos Guillem Bosch

De los llonguets a los discos. El antiguo Forn de Sant Elies, que cerró sus puertas hace algo más de un año, ha vuelto a levantar la persiana, pero en esta ocasión transformado en tienda de discos. Un establecimiento dedicado al microsurco más en Ciutat, que como otras ciudades también experimenta un auge del vinilo.

El local lo compró Silas Wager, un londinense de 51 años que invirtió todo lo que tenía en este espacio que ha dejado prácticamente intacto: junto a una de las estanterías, asoma la rueda del horno giratorio donde se cocía el pan. El bautismo del establecimiento lo marcó la propia colección de discos del nuevo propietario: Got Blues Listen To Jazz. «Son los dos géneros en que me he especializado», confiesa. Aparte de jazz y blues, también es posible encontrar discos de soul, disco, house, techno. «Aquí hay vinilos muy antiguos, de los años 20, hasta elepés modernos».

La adquisición de la tienda se cerró en diciembre. «En estos meses ha sido muy difícil salir adelante. Estaba solo, llevaba un año en la isla y también me ha afectado mucho la pandemia», relata. «Tampoco sabía cuántos coleccionistas había en Palma y si esto iba a ser rentable. Pero quería arriesgarme», confiesa. «De momento, la respuesta ha sido muy buena. Empiezo a tener algunos clientes y he conocido a varios músicos de jazz de Palma, y quiero que la tienda sea un punto de encuentro con ellos. La idea es poder hacer pequeños conciertos de jazz aquí cuando la situación sanitaria lo permita».

Wager cuenta que huyó de Londres por diversos motivos personales. «El Brexit también tuvo algo que ver y me cansé de la ciudad». Su pasión por el jazz le viene de cuna. «Mi madre era pianista de jazz. Yo también tomé clases, pero no era nada bueno con los instrumentos pero sí tenía buen oído. Siempre que podía compraba música. He ido a tiendas de discos de Francia, EE UU y sobre todo he comprado en Londres», comenta. En el local, algunos de los discos que están a la venta son de su colección personal, un patrimonio musical que asciende a los 12.000 vinilos. «Tengo recopilatorios muy baratos a 3, 4 ó 5 euros. Y otros discos más interesantes a 80 euros, como este de Mombasa, African Rhythms & Blues».

Ahora mismo, los clientes únicamente pueden manipular por sí mismos los discos que están en un expositor de madera «que yo mismo he fabricado». «Pero lo suyo es que me digan qué estilo buscan, época o artista, y yo les hago una búsqueda con lo que tenga para que regresen un par de días después», comenta. Los vinilos pueden ser escuchados en la misma tienda. «Aquí tenemos platos para pincharlos».

Wager asegura que éste es su sueño de cuando era pequeño. «O eso me dice mi madre, porque yo no lo recuerdo». «He trabajado en Correos, como vendedor, diseñador gráfico y web y como dj en locales montando mis propias fiestas», cuenta. «Ahora he abierto la que es la séptima tienda de discos en Palma».

Los otros locales de especializados a generalistas

Mais Vinilo

Passatge Particular Antoni Torrandell, 2, bajos.

Espai Xocolat

C/Font i Monteros, 18.

La Viniloteca

C/Argenteria, 14. Vidrieria, 17.

Modern Clix

C/Baró de Santa Maria del Sepulcre, 8.

Disco Loco

Ctra de Manacor, 69.

Rata Corner

C/Antoni Marquès, 34.

FNAC

C/Sant Miquel, 73.

Compartir el artículo

stats