Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La historia de los barcos a vela de las Pitiusas

Xicu Castelló publica un libro sobre los barcos a vela desde finales del XIX hasta el siglo XX

Xicu Castelló Ferrer, capitán de barco, escritor e ilustrador.

Xicu Castelló Ferrer, capitán de barco, escritor e ilustrador.

Xicu Castelló Ferrer (Formentera 1964) lleva el mar en la sangre. Desde pequeño tuvo muy claro que quería pilotar barcos. Su bisabuelo fue uno de los emprendedores que a finales del siglo XIX construyó en la Savina, en el terreno donde actualmente se levanta el Hotel Bella Vista, junto con cuatro socios más, la ‘Joven Catalina’. Un falucho de 22 toneladas y de 13,8 metros de eslora construido en 1885 y que se dedicó a transportar carbón vegetal, en navegación de cabotaje con vela latina, entre Formentera, Motril y Cartagena. Incluso esa empresa contó con un almacén en Santa Pola, «ya que el carbón vegetal se pagaba más que el mineral», apunta el autor. Y en ese momento Formentera producía en sitjes gran cantidad que luego exportaba.

Pero esta es solo una de las historias de los once barcos de vela que se encargaron del comercio entre las Pitiusas y la Península y que Xicu Castelló ha dibujado, además de documentar su periplo. Lo que le ha obligado a realizar un trabajo de investigación para cotejar fechas, documentos, dibujos y fotografías sobre estos barcos de vela, de distinto tipo, que con el tiempo se transformaron en motoveleros. El resultado es el libro ‘Parlem de falutxos, balandres i pailebots’.

El libro

En la primera parte, Castelló describe directamente los distintos aparejos de estas embarcaciones clásicas según sean de vela latina, de vela áurea y de corte, y de aparejo redondo. Así, según el tipo de vela va enumerando estos barcos propios de esta parte del Mediterráneo, como el llaüt, falucho, tartana, xabec, místic y velatxer, todos ellos aparejados con vela latina.

Sigue describiendo la balandra y explica la diferencia entre el pailebote y la goleta, para terminar con la fragata, la pollacra y el bergantín.

El capitán, escritor e ilustrador reconoce que a las puertas de su jubilación, después de más de 30 años navegando en diferentes barcos, desde la mítica ‘Joven Dolores’, que también patroneó su padre, José Castelló Guasch, la ‘Illa de Formentera’ a los actuales rápidos, se plantea profundizar más en la historia de la navegación en las pitiusas.

Más allá de la descripción técnica y de la reproducción dibujada de esos barcos, Castelló reconoce que le gustaría abundar en la historia de los armadores, los constructores y las tripulaciones de esa época, entre otras cosas por la importancia que tuvieron estos barcos en la economía insular, exportando productos y garantizando la llegada de suministros.

Xicu Castelló recuerda que su afición por el mar y por fijarse en los barcos le viene de su época de estudiante en Ibiza. «Entonces tengo la imagen de esos barcos abandonados, tirados en el muelle donde atracamos nosotros ahora en Vila, el de Poniente, esa imagen la tengo muy viva».

A eso se le une la tradición familiar: «Tenía mis dos abuelos y uno de ellos me animaba a pintar barcos de esa época. Entonces escuché hablar de faluchos, de llaüts, de mistics, de baladres, goletas y bergantines y pienso que todo aquello fue creando un poso» su posterior afición.

Empezó a dibujar barcos y poco a poco fue componiendo la imagen de las naves que había visto de pequeño: «Eso me llevó a investigar más sobre esos barcos y a ir preguntando a gente como mi padre si los reconocía, sin dar el nombre, y lo conseguía».

Con el paso del tiempo se dio cuenta de que tenía gran cantidad de dibujos y de información y entró en contacto con el editor. El resultado es este libro, que se ha editado cuando han pasado 12 años desde los primeros dibujos.

Xicu Castelló avanza que el texto incluye «alguna reflexión mía». Es decir, su punto de vista sobre la importancia que tuvieron estos barcos en la sociedad de Ibiza y Formentera.

Pero sobre todo admira y destaca el conocimiento profundo del mar, muchas veces autodidacta, de sus antepasados.

Capitán de altura de la ‘Joven Dolores’ a los rápidos

Xicu Castelló Ferrer nace en el seno de una familia profundamente arraigada al mar, tanto por parte de padre como de madre. Su infancia transcurre en Ibiza, aunque pasa largas temporadas en Formentera, a caballo entre las dos islas. Tras realizar estudios de automoción, empieza a trabajar de mecánico, pero su verdadera pasión era navegar. En 1989, tras conseguir todos los días de navegación requeridos obtiene el título de patrón mayor de cabotaje, que actualmente es el equivalente al de patrón de altura de Marina Mercante. Navega durante años entre las Pitiusas y la Península con distintas compañías. Ahora está a punto de jubilarse.

Compartir el artículo

stats