Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Música. Entrevista

Stay Homas: "No hay nada más cómodo que hacer un bolo en tu casa y en pijama"

La banda del confinamiento, que actuará en Palma el 1 de mayo, concibe la terraza como "un laboratorio para la experimentación"

El trío Stay Homas: Klaus Stroink, Guillem Boltó y Rai Benet, fotografiados por su vecino de arriba en plena cuarentena musical en su terraza del Eixample

El trío Stay Homas: Klaus Stroink, Guillem Boltó y Rai Benet, fotografiados por su vecino de arriba en plena cuarentena musical en su terraza del Eixample

Hace ahora un año, durante el confinamiento, el trío Stay Homas se convirtió en un auténtico fenómeno. Tocando desde la terraza del piso que sus tres integrantes comparten en Barcelona han logrado cifras de altura, con unos vídeos que acumulan 25 millones de reproducciones en YouTube y más de 400.000 seguidores en Instagram. El 1 de mayo actuarán en el Trui, en el marco de una gira que les llevará por Europa y América. 

Del anonimato al estrellato. ¿Se puede sobrevivir a un subidón de fama sin caer en la locura?

Digerir todo lo que nos ha pasado en un año ha sido difícil. Los meses que estuvimos encerrados tuvimos mucho curro, mucho estrés, hasta las navidades, que nos tomamos unas semanas de descanso. No hemos tenido vértigo, pero sí un poco de respeto. Hemos tratado de mantenernos con los pies en el suelo, sabedores de que quizá todo esto se acababa al día siguiente. No sabíamos si todo se iba a quedar en un fenómeno viral, o no, así que nos preparamos y decidimos hacer más canciones, ofrecer conciertos y publicar un disco, algo que hicimos a final de 2020. 

El pasado mes de marzo decidieron volver a los orígenes y compartieron diariamente un tema inédito, otra vez desde su terraza.

Había que seguir tirando del carro y mantener el proyecto. No sabíamos si la gente se cansaría de nosotros.

¿Qué satisfacciones les ofrece una terraza?

En la terraza saboreamos el divertimento. Nos permite jugar todo el rato, entretenernos, descubrir instrumentos, estilos, géneros... La terraza es un laboratorio en el que experimentamos constantemente. Qué hay más cómodo que hacer un bolo en tu propia casa y en pijama. Bueno, aunque no hay nada comparado con un concierto de verdad.

El trío Stay Homas

¿Un estudio de grabación también les permite jugar?

Sí, pero de modo diferente. Parte de la experimentación de la terraza la hemos llevado a la dimensión del estudio. No creo que hayamos inventado nada, pero hemos ido a la raíz de cada estilo. El disco (Agua) es muy mestizo. Cada canción es un estilo distinto. Hay unas optimistas y otras de estoy en la mierda y no puedo más con mi vida. Hay funk, reggae, electrónica y regguetón. No nos hemos cerrado a nada. En la terraza diría que éramos unos cutres, tocando con un cubo y la tapa de una olla. Con el nuevo formato que tenemos, con banda, sonamos un poco mejor.

Hay quien dice que con tantos seguidores en redes se habrán hecho millonarios.

Nos consideramos unos privilegiados porque vamos un poco a contracorriente. Todos los músicos están palmando, la gente cancela conciertos, hace lo que puede para sobrevivir y pasar esta pandemia, y nosotros al revés, saliéndonos conciertos. Pero también es injusto vernos en términos generales como unos privilegiados, porque seguimos con los aforos al 50 por ciento, con muchas limitaciones, sin salas ni festivales, sin ayudas... Este año tenemos 20 conciertos, pero con mi antigua banda hicimos 90 en 2019. El sentimiento que tenemos es agridulce. Estamos contentos, preocupados y tristes a la vez. Y no, no nos hemos forrado. De Instagram no hemos visto ni un euro. Lo petamos, pero no nos dejan tocar lo que querríamos.

No se han forrado pero sí han hecho grandes amigos, y qué amigos: Michael Bublé, Pablo Alborán, Wild Front, Albert Pla...

Eso ha sido de las cosas más bonitas que nos han pasado. Primero contactamos con músicos colegas y pronto llegó el boom. Petó Instagram y se hizo mucho ruido alrededor. Así fue como se empezaron a acercar músicos de verdad. Un día vimos que nos seguía Alejandro Sanz, y que nos había escrito Sílvia Pérez Cruz. Nos dijimos: vamos a decírselo a Manu Chao. Hicimos los temas entre todos, pero a distancia. De las formas de hacer de cada uno hemos aprendido muchas cosas.

¿Stay Homas existía antes de convertirse en fenómeno?

Como amigos nos conocíamos desde hacía años. Justo un mes antes de la pandemia Ray se vino a vivir al piso y empezamos a tomar birras a la hora del vermú, a cantar en la terraza, a hacer el tonto e inventarnos canciones. Lo de siempre, solo que decidimos colgarlo en redes. Ahí comenzó todo. 

Compartir el artículo

stats