Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El mundo de sueños urbanos que explotó en la Cuba de los años 80

Es Baluard Museu inaugura hoy un proyecto expositivo de Iván de la Nuez y Atelier Morales

Juan Luis Morales, Imma Prieto e Iván de la Nuez, ayer, en Es Baluard Museu.

Es Baluard Museu d’Art Contemporani de Palma presenta La utopia paral·lela. Ciutats somiades a Cuba (1980-1993), una exposición que acerca al espectador a un mundo de sueños urbanos a partir de diversos proyectos concebidos por una generación de arquitectos, artistas y activistas nacidos con la Revolución cubana que explotaron intelectualmente en la década de los ochenta.

Este proyecto de Iván de la Nuez con Atelier Morales se abre al público hoy, a las 19 horas, y se podrá visitar hasta el 26 de septiembre en el Espai B de Es Baluard.

La utopia paralela se compone de ocho capítulos para hacer un recorrido desde los solares (una versión cubana de las favelas) a las barbacoas (una forma vernácula de ganar espacio en las edificaciones con puntales elevados); del art déco que sobrevive en el Malecón de la Habana al kitsch retro de los años 50 del siglo pasado; de Italo Calvino a la base naval de Guantánamo; de la ciudad colonial al bicentenario de la Revolución Francesa, asumiendo o esquivando toda clase de monumentos.

Entre los autores, se encuentran proyectos de Ramón Enrique Alonso, Teresa Ayuso, Nury Bacallao, Juan Blanco, Francisco Bedoya, Daniel Bejerano, Inés Benítez, Emilio Castro, Felicia Chateloin, Orestes del Castillo Jr, Adrián Fernández, José Fernández, Rafael Fornés, María Eugenia Fornés, Eduardo Rubén García, Óscar García, Universo Francisco García, Florencio Gelabert, Hedel Góngora o Alejandro González, entre otros.

Según la directora de Es Baluard Imma Prieto, con este proyecto «seguimos trabajando en una de nuestras líneas de investigación, concretamente, la que trata con la ciudad y las comunidades. Por eso, empezamos la temporada de 2020 con Martha Rosler y fotografías de la Habana en los 80, y ahora cerramos con proyectos utópicos sobre lo que podía haber sido. Así damos visibilidad a un proyecto profundamente vigente y apuntamos a la necesidad de vindicación de los sueños de un grupo de intelectuales que supieron entender cómo un giro urbanístico puede cambiar las relaciones socio-políticas».

Compartir el artículo

stats