Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los tubos del órgano mayor de la Catedral de Mallorca viajan a Holanda

Cuatro especialistas de la empresa holandesa Orgelmakerij Reil se han desplazado a Mallorca para realizar un estudio previo a la restauración del instrumento construido en 1484

Los tubos del órgano mayor de la Catedral viajan a Holanda. B. RAMON / M. GARAU

Los tubos del órgano mayor de la Catedral abandonarán el templo de forma temporal para someterse a un estudio en la empresa organera holandesa Orgelmakerij Reil. Cuatro especialistas de este taller situado en la localidad de Heerde se han desplazado hasta Mallorca para dar comienzo a la exploración preliminar que se realizará sobre el instrumento, antes de acometer su restauración. Los tubos históricos viajarán hasta Holanda para ser medidos en detalle y dilucidar las aleaciones que los componen, al tiempo que se diagnostican sus patologías.

Los expertos holandeses, dirigidos por Hans Reil, empiezan hoy a realizar diversas pruebas y medidas acústicas en la Seu donde se valorará la proyección del sonido dentro del templo con un conjunto de tubos nuevos construidos a tal efecto. La elección del taller Orgelmakerij Reil para llevar a cabo estos trabajos se realizó tras la convocatoria de un concurso internacional en el que participaron los organeros más prestigiosos de Europa, según explicó a este diario Bartomeu Mut, organista de la Catedral.

Los técnicos holandeses desplazados a Palma trabajarán en la Seu hasta el 21 de abril. Una vez haya concluido la restauración del instrumento, los tubos históricos se reintegrarán al conjunto. Toda esta actividad, previa y necesaria para la redacción del proyecto de restauración, se lleva a cabo con la autorización de la Comisión de Patrimonio Histórico del Consell y está siendo supervisada por el área de Patrimonio de la Catedral. Una vez se conozcan los resultados de los estudios, el Cabildo catedralicio valorará la viabilidad de la restauración instrumental y monumental del órgano mayor.

El pasado domingo Bartomeu Mut tocó el instrumento por última vez antes de que se iniciaran estos trabajos. Tal y como explicó Mut, hasta que se restituyan de nuevo los tubos, se utilizará en la liturgia el órgano del coro. La intervención en este elemento también se centra en la estructura del órgano y el entorno donde se ubica. El pasado año, bajo la supervisión del arquitecto Salvador Juan, la arqueóloga Francisca Torres realizó diversas catas en la bóveda en la que se sitúa el órgano y que permitieron conocer la capacidad de resistencia de los materiales y sistemas constructivos del edificio. En este sentido, Mut señaló que el informe llevado a cabo por Salvador Juan determinaba que la bóveda sobre la que se asienta el órgano se halla en perfectas condiciones. «Una vez restaurado el órgano, la distribución de los pesos será más lógica», por lo que su seguridad será aún mayor, según refirió Mut.

El órgano mayor de la Catedral fue construido en 1484 por Jaume Febrer. Los tubos históricos serán sometidos a diversas pruebas y estudios en Holanda.

El órgano mayor de la Catedral fue construido en 1484 por Jaume Febrer. Los tubos históricos serán sometidos a diversas pruebas y estudios en Holanda. B. RAMON / M. GARAU

El órgano mayor de la Catedral se sitúa sobre la capilla de la Piedad y es uno de los elementos importantes de la liturgia. Fue construido en 1484 por el organero mallorquín Jaume Febrer y todavía conserva la fachada y algunos elementos interiores típicos del periodo gótico. Sin embargo, el instrumento ha sido sometido a diversas intervenciones a lo largo de la historia que lo han ido transformando.

13

Los holandeses desmontan los 800 tubos del órgano de la Seu Guillem Bosch

Compartir el artículo

stats