Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El gallinero | Elogio de la sencillez

‘Lítica’ de Lucia Pietrelli, en la voz de Mercedes Sampietro

La prosa poética y premiada de Lucia Pietrelli ha mutado en recital y el resultado, más que convincente, es una segunda vida para Lítica. No ayudaba el escenario, mínimo y frío, del Centro Cultural de Sa Nostra, pensado para conferencias y coloquios, pero en ese espacio sedujo, solo faltaría, la voz precisa y sugerente de Mercedes Sampietro y se movió con soltura Margarita Rodríguez, cantando pasajes que enmarcaban una trama condensada previamente por la misma autora de la novela. Al piano, a un costado, estaba M. Victoria Cortés. Sobre el entablado Toti Fuster – actriz y directora de escena para la ocasión – ha colocado libros, un murete-metáfora y un atril que dan forma a ese bosque donde se pierde y (des)encuentra el triángulo de amor y rabia de esta historia bella, carnal, espectral por momentos. Podría crecer en volumen y utilería la propuesta, pero Euroclàssics la ha concebido para contextos más íntimos, y quizá es dónde mejor funcione. En junio volverá a representarse y yo de vosotros no me la perdería.

Sigamos aplaudiendo la sencillez. La programación doble del Principal de este fin de semana nos deja Coloma y Tirant. La primera es una joya pequeña, desnuda de artificio y con una magnífica intérprete que se multiplica para expresar un relato familiar, íntimo, duro e iniciático que también referencia una época, una Mallorca que se desperezaba para mirar al mundo y, sobre todo, dejarse mirar, Marina Collado, dirigida por Montse Bonet, ha hecho la dramaturgia y despliega un catálogo de registros que van de lo hilarante a lo oscuro, a veces casi sin transición. La historia de esta niña-adolescente-adulta, extraña en tierra propia, invitaba al costumbrismo y en cambio despega de una manera sutil, evoluciona hacia temas y coordenadas más universales, sin subrayados ni manifiestos, y llega a referenciar una sociedad de contrastes. Y todo ello en poco más de una hora. Una revelación.

Menos simple es la adaptación del clásico de Joanot Martorell a cargo de Paula Llorens, puesta en escena en un formato híbrido, a ratos tragedia griega, vodevil por momentos, con apuntes musicales tecno-pop y mucho humor picante. Ahí están las guerras del héroe y también mucho amorío y lío de alcoba. Me quedo con las interpretaciones, me sobró media hora.

Compartir el artículo

stats