Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

‘Aür! Versos de l’antigor’: un libro necesario

La obra que acaba de publicar la editorial pollencina El Gall recoge las canciones y glosas recopiladas por el sacerdote de Es Llombards Miquel Clar

Cosme Aguiló y Sebastià Adrover. |

Cosme Aguiló y Sebastià Adrover. |

Cosme Aguiló y Sebastià Adrover han sido los responsables de la edición de la que seguramente sea la primera recopilación de canciones populares de Balears, la que en su momento hizo el sacerdote de Santanyí Miquel Clar Vila, quien fuera colaborador de otro Mossèn, Antoni Maria Alcover, con quien mantuvo una interesante correspondencia.

Para Sebastià Adrover, «Mossèn Clar es un personaje muy interesante y del que todavía queda mucho por descubrir; aparte de recopilador de canciones y glosas populares, fue también el cronista de la expedición de personas de Santanyí que decidieron dar la vuelta a Mallorca en barca. De hecho, su crónica es una auténtica narración de un viaje curioso».

Por lo que al título del libro se refiere, ¡Aür!, los recopiladores lo tomaron de una de las canciones que aparecen en el texto: «Aür es una palabra propia de Santanyí i que actualmente algunas personas todavía utilizan para despedirse. Vendría a ser un sustituto de adéu», explica Cosme Aguiló, quien añade: «En la Edad Media, según podemos encontrar en alguna de las Crónicas de la Conquesta, Aür era una exclamación que se utilizaba justo antes de iniciar una obra importante, para inspirar entusiasmo».

Mossèn Clar perteneció a esa generación de hombres de Iglesia ilustrados, que vivieron a caballo entre los siglos XIX y XX y que tanto hicieron por la cultura y la lengua de Mallorca. «Para situar a Clar en ese entorno de defensa de nuestro patrimonio, podemos añadir que consta que asistió, en 1905, al Primer Congrès de la Llengua Catalana realizado en Barcelona», afirma Adrover.

Las canciones que aparecen en el libro se encontraron manuscritas y numeradas, formando un total de cuatro cuadernos, junto a una carpeta en la que figuraban además refranes, frases hechas y modismos propios de Mallorca.

Un libro necesario

Un libro necesario

El interés de Clar por la cultura popular seguramente nació en el seminario, pues de esos años son algunos poemas y textos que envió a los periódicos de la época para que los publicaran. Terminados los estudios, auspició que en el término de Santanyí naciera un interés hacia la cultura en general y la catalana en particular, a través de un cierto movimiento enmarcado en la Post-Renaixença.

Desde la muerte de Clar y hasta que se ha editado el manuscrito han pasado setenta años, un tiempo suficiente para que hubiera desaparecido. «Hemos tenido la gran suerte, aclara Adrover, de que todas las personas que han habitado la casa del sacerdote en lugar de deshacerse del material encontrado lo han recogido y guardado, por eso todos los manuscritos han llegado a nosotros en buen estado. Pensemos que no tenemos solamente el manuscrito de las canciones, sino de otros muchos textos y la correspondencia».

El libro reproduce más de seiscientas canciones o gloses, todas numeradas, algunas de ellas pasadas por el filtro no ideológico, pero sí de la moral de la época. Para Aguiló «Clar hizo lo mismo que hicieron el Pare Ginart i el mismo Alcover; todo lo que pudiera sonar a sexo fue prácticamente eliminado, aunque hay dos canciones en la recopilación que tienen cierto regusto a erotismo y hay que pensar que debieron pasarle por alto. También encontramos temáticas que hoy serían del todo incorrectas, sobre todo las que se refieren al machismo y que hoy no serían admisibles».

Las canciones se encontraron manuscritas y numeradas, formando un total de cuatro cuadernos

decoration

Preguntados sobre cómo era el trabajo de campo del sacerdote, Aguiló responde que «debía tener informantes que le avisaban de alguna canción en tal o cual sitio y, según podemos ver por la temática, una vez que encontraba alguna persona que le indicaba una glosa concreta, le pedía que recordara otras parecidas. También constatamos que el trabajo le llevó prácticamente toda la vida ya que algunas son de la época de seminarista y otras ya de la madurez, con otra caligrafía». Si bien el ámbito de recogida de material fue la zona de Es Llombards, algunas de las glosas hacen referencia a otros lugares de Mallorca como Felanitx, Algaida, Campos o incluso algunos de fuera de la isla.

Clar no pensó nunca en que estas canciones se pudieran publicar, a lo sumo pensaba que podían servir para el Diccionari de Alcover-Moll, pero poco más.

En el volumen, editado por El Gall, se han incluido fotografías de elementos del patrimonio popular poco conocidos como el mapa del Cardenal Despuig, entre muchos otros que añaden valor a la recopilación.

Compartir el artículo

stats