Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gastronomía

‘Panades’ caseras y aptas para celíacos

Gracias a recetas alternativas, las personas intolerantes al gluten pueden disfrutar de esta elaboración típica de las fiestas de Pascua

Gemma y Laura Pérez.

Gemma y Laura Pérez.

La tradición gastronómica más típica de estas fiestas de Pascua es la de elaborar panades, crespells y rubiols en casa. Un momento en el que padres, hijos y abuelos comparten un tiempo en el que también se fortalecen los lazos familiares con un resultado bien sabroso.

Las personas que no lo tienen tan fácil son las que padecen la celiaquía, ya que uno de los ingredientes principales de estas elaboraciones es la harina de trigo. Por ello, los padres de Laura Pérez tenían claro que para continuar con esta tradición familiar debían encontrar una receta alternativa. «Busqué por internet recetas sin gluten, cambiando la harina de trigo por otra apta para celíacos, pero ninguna fórmula nos acababa de satisfacer porque nos quedaba una masa arenosa», apunta Magda Garcias, madre de Laura. A todo ello, se une que la gran mayoría de panaderías no ofrecen estos platos típicos de estas fechas en versión sin gluten.

La familia Pérez-Garcias, elaborando ‘panades’ sin gluten.

Receta alternativa

Por todo ello, la ilusión de Magda Garcias era adaptar al máximo la receta aprendida de su abuela Margalida Mir. Cansada de no dar con procedimiento satisfactorio, se inscribió a un curso impartido por Maria Rosa Pons de Dulcelíaco, en el que la harina de trigo se sustituye por la de garbanzo, arroz, fécula de patata, mijo y psyllium, un ingrediente que procede de la planta asiática Plantago ovata, que es habitual en la cocina para celíacos ya que aporta la esponjosidad, consistencia y elasticidad del gluten. A parte de la harina, también han sustituido la carne de cerdo por carne blanca, concretamente de pavo, previamente aliñada con sal y pebre bord junto con los guisantes y la cebolla y, se finaliza con un trozo de sobrassada.

‘Panades’ por videoconferencia

Gracias a la receta facilitada, Laura, junto a su hermana, Gemma, y su madre, estas fiestas elaborarán panades, un producto que también preparaban con sus abuelas pero que este año y el pasado no podrán preparar juntos por culpa de la covid-19. «Lo que hemos pensado -explica Magda Garcias- es hacerlas en casa y conectar con las abuelas Catalina y Antònia por videoconferencia".

Un producto sabroso y rico

Laura explica que algunos amigos suyos han empezado a ayudar en las tareas de la cocina a partir del confinamiento del año 2020. Ella misma, con 12 años, demuestra destreza al elaborarlas. Lo hace a partir de una bola de harina sin gluten de unos 60 gramos con la que hará la cassoleta (donde se pondrá el farciment) que aplasta con el dedo gordo de la mano, a la vez que la hace girar sobre sí misma para crear las paredes de la panada. Después de rellenarlas con los ingredientes, le pone la tapa (de unos 20 gramos) y une ambas partes con pessics, es decir, pellizcando la pasta y volteándola a la vez. Finalmente, se cuecen en el horno unos 40 minutos, a unos 180 grados. El resultado es una panada sabrosa y rica, lógicamente sin gluten.

Compartir el artículo

stats