Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

OR se adentra en la electrónica con su tercer disco, ‘Imaginari’

El sexteto de Manacor publica diez canciones marcadas por la experimentación y los referentes, desde Daft Punk a Billie Eilish

Pau Franch, Manel Esquinas, Albert Carrió, Juan Blas, Feliu Palma y Toni Ruiz son OR (O-Erra).

Pau Franch, Manel Esquinas, Albert Carrió, Juan Blas, Feliu Palma y Toni Ruiz son OR (O-Erra).

Acostumbrados a ofrecer una media de veinte conciertos cada tres meses, los integrantes de la banda manacorina OR (O-Erra) confiesan tener «mucho mono» de directo. La ansiedad se la piensan quitar el próximo sábado 3 de abril, con la presentación de su tercer trabajo discográfico, Imaginari, con el que bucean aun más en el mundo de la electrónica, y para la que ya se han agotado las entradas.

«El cuerpo nos pide conciertos. Las entradas para Manacor se agotaron en 90 minutos. Que se colapse la web del Teatro y el Auditori de Manacor es algo que nos impacta, aunque el aforo esté reducido a la mitad, a 400 localidades», señala Pau Franch, voz y guitarra de una banda que también incluye a Manel Esquinas y Albert Carrió (guitarras eléctricas), Juan Blas García (bajo y voces), Feliu Palma (batería, sampler) y Toni Ruiz (teclados, violín).

El concierto de Manacor, al que le seguirá otro en el Teatre de Lloseta (el 9 de abril, a la misma hora, las 19.00), «no está pensado para un público sentado y tranquilo, sacaremos toda la artillería», asegura el grupo, que anuncia una actuación «dinámica y animada», marca de la casa, con el añadido que encontrarán en unos «potentes efectos visuales».

Preparar la puesta en escena de Imaginari «no ha sido fácil», reconocen. «Con esta incertidumbre todo es más complicado, desde los ensayos hasta el conseguir una fecha para la presentación, porque la tienes que encontrar con meses de antelación y las restricciones cambian mucho y muy rápido. Lo que vale hoy, igual no te sirve para mañana».

Imaginari se gestó durante el primer confinamiento, con cada uno de sus integrantes «haciendo aportaciones desde sus casas», y se forjó con la desescalada, a razón de «un ensayo por semana». La grabación se prolongó cuatro meses y estuvo marcada por la experimentación. «Hemos apostado por la innovación en nuestro sonido. Los dos anteriores discos, Carretera i manta (2018) y En veu baixa (2019), eran trabajos muy orgánicos, no iban más allá de dos guitarras, bajo, batería y voz. Con Imaginari nos hemos adentrado más en la electrónica y hemos mirado hacia otras bandas a la hora de inspirarnos. Si antes lo hacíamos en grupos como Lax’n’Busto o Sopa de Cabra, los referentes ahora son más internacionales, más de vanguardia, como Imagine Dragons, Daft Punk, Coldplay o Billie Eilish», explica Franch.

Dos de los componentes del grupo, ayer, en Xocolat. B. RAMON

La esencia sigue siendo la misma y se fundamenta en la manera de componer de Franch, «tranquilamente, en casa, sentado en el escritorio, solo con una guitarra y una libreta», de la que han salido letras de protesta, como la de Respirar, sobre la crisis de los refugiados, una canción la que colaboran Joan Dausà y Mireia Flores, del grupo Ombra; o Titelles, un canto a favor de la libertad de expresión.

Compartir el artículo

stats