Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El teatro sale a la calle para celebrar su día

14

El teatro sale a la calle para celebrar su día G. Bosch

No ha habido este sábado mejor escenario que la Costa del Teatre para que el colectivo Güilis celebrase el día mundial de las artes escénicas, porque esta escalinata del centro de Palma llena de grafiti, casetas abandonadas y flores silvestres que crecen junto a las canaletas es el lugar perfecto para los cinco actores especialistas en el espacio público. Y el topónimo les vino que ni pintado. La performance sorprendió por la mañana a los paseantes que transitaban la vía que comunica Canamunt y Canavall mientras los intérpretes bajaban haciendo acrobacias en las barandillas, contorsionándose, arrastrándose por el suelo, peleándose, dando golpes a las persianas metálicas y posando ante la videocámara de vigilancia del Teatre Principal, que finalmente embellecieron con dos flores amarillas.

Sin papeles, como si fuesen «un gran cuerpo», sin palabras, pero con grabaciones que les acompañaban escaleras abajo, aprovecharon las «astillas, arquitectura hostil, espacio público, elitismo, género, precariedad, contraste económico, cosificación, lugar mágico de encuentros, el arte y teatro como espacio de comunión ritual» (las frases que repetía el primer audio) para «crear y reflexionar en torno a la precariedad de las artes escénicas (el mensaje del manifiesto de este año), la dimensión de género y todo lo que hace referencia a la cosificación y la dimensión social que aporta el teatro», en palabras del actor Joan Servera.

Sus intervenciones callejeras «no solo son trabajar poniendo el teatro en la calle, sino también aprovechar lo que nos aporta, con hostilidades, naturaleza reconducida, cemento, texturas, ruidos, movimiento», tal como añadió Gypsy Nel·lo. Les acompañaron en la sorprendente actuación Aina Aulí, Joan Maria Pascual y Leo Alburquerque. Una veintena de espectadores les siguieron en el espectáculo titulado Anava al teatre i em van dir terrorista, que no dejó indiferente a nadie.

Compartir el artículo

stats