Los libreros de Palma saldrán a la calle el próximo día 23 de abril con el fin de celebrar un Sant Jordi “escalonado” y “gradual”, “en un contexto pandémico”, ha explicado este jueves a este diario el presidente del Gremi de Llibreters Àlex Volney.

Si la normativa vigente se mantiene como la de hoy, por Sant Jordi habrá librerías en la calle “en un recorrido menos concentrado en el que las librerías respiren más, haya la distancia suficiente entre ellas, los puestos sean siempre lineales, evitando en todo momento que los puestos se confronten unos a otros, y colocándolos de tal modo que no se creen ángulos”, comenta Volney acerca de las medidas solicitadas por Gobierno Interior.

La salida a la calle será de un solo día, el 23, “pero estamos pensando en medidas como las de Cataluña, que podrían ser tres días de descuentos”.

Lo que está claro es que no podrán celebrarse actividades complementarias, como cuentacuentos, conciertos o pasacalles. “Sí podrán tener lugar firmas de ejemplares con las distancias obligatorias y deberán llevarse a cabo de manera muy controlada”, señala.

“Nuestra idea es poder celebrar Sant Jordi con el mismo espíritu con el que celebramos el pasado 23 de julio Llibreries a la fresca. El comportamiento de todo el mundo fue ejemplar”, apunta.

Según las medidas establecidas ahora mismo, los puestos deberán tener la caja completamente cerradas a las 20 horas.