Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Naida Abanovich: «Ganar la Voz Senior no ha cambiado mi vida en absoluto»

«He tenido mala suerte, quizá en verano me salga alguna actuación», suspira la cantante

Naida Abanovich: "La música clásica debería ser obligatoria en todas las escuelas" B. Ramon

Naida Abanovich (Minsk, 1952) sigue su camino, con su carrito, un amplificador con el que suple a la orquesta, y su gran voz, de soprano, con la que entretiene a diario a quienes deciden escucharla en la calle Sant Miquel. «Ganar La Voz Senior no ha cambiado mi vida en absoluto», aclara la cantante bielorrusa tras su victoria, el pasado mes de diciembre, en el concurso de Antena 3. Sinceras palabras de una mujer que llegó a Palma para quedarse en el año 2004, huyendo de las penurias económicas de su país y que ahora, con la pandemia, ha visto mermadas las posibilidades que le ofrecía el merecido éxito alcanzado en la televisión.

«He tenido mala suerte, sin promoción... Me gustaría poder cantar en eventos, en bodas, en restaurantes... Quizá el próximo verano salga alguna actuación», suspira una artista que no reniega de las redes sociales, «trato de posicionarme en YouTube», un canal en el que sus vídeos suman cientos de miles de visualizaciones, pero sí rechaza la idea de grabar un cedé: «¿Para qué me serviría ahora un disco?», espeta con resignación.

«Sigo viviendo en Palma y cantando en Sant Miquel, aunque ahora quiero hacerlo en la calle Oms, para la gente de la residencia. Espero poder hacerlo cuando mejore la situación» provocada por la covid-19, adelanta ante un futuro incierto, también en lo musical. «Para mí es muy importante cantar a diario», subraya.

Naida Abanovich, ayer atendiendo a los alumnos. B. RAMON

«Nunca pensé en presentarme a La Voz Senior», asegura, fue la casualidad la que le llevó hasta el concurso, después de que un visitante habitual de Palma la escuchara cantar en la plaza Major un aria de La Wally de Aldredo Catalani y le propusiera su participación a la productora del programa.

Cada semana, durante dos o tres días, Naida (diminutivo de Zinaida, su verdadero nombre) ensaya en su casa, durante horas, las arias que luego interpreta a modo de regalo en la vía pública. Giacomo Puccini es uno de sus compositores de cabecera, y Tosca, Madama Buttefly y La Bohème, sus títulos preferidos para ganarse al público neofito en lo que a ópera se refiere.

A quienes empiezan en el canto les sugiere que no se dediquen profesionalmente a este oficio «hasta los 17 años» y les recuerda que «educar el cuerpo y la voz es muy importante».

«Me gusta mucho el contacto con los jóvenes. En la calle noto su afecto, me preguntan por mi paso por la televisión, y también percibo el interés de muchos por la música clásica. La música clásica debería ser obligatoria en la enseñanza», sostiene.

La cantante Naida Abanovich posa con los alumnos del instituto Antoni Maura de Palma.

Compartir el artículo

stats