Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hunter Schafer

Silencio, habla ‘elle’

El icono trans de ‘Euphoria’ ha sido elegida por las revistas ‘Time’ y ‘Vanity Fair’ como una de las voces cruciales de nuestro tiempo

Hunter Schafer.

Hunter Schafer.

Antes de alcanzar el estrellato sideral gracias a su participación en la serie Euphoria -que ahora empieza a grabar su segunda temporada-, Hunter Schafer ya había logrado hacerse un hueco en la moda, convirtiéndose en uno de los iconos teen dentro de la comunidad transgénero, por su contribución al derribar barreras en lo que respecta a la identidad de género y los esquemas binarios en el sector.

Sin embargo, el papel de Jules en la ficción de Sam Levinson para HBO la ha catapultado a otra dimensión gracias a su carisma y a la verdad con la que interpreta un personaje que tiene muchos puntos en común con su propia experiencia personal.

Cuando tenía 12 años, Schafer dijo a sus padres que era gay, pero cuando comenzaron los cambios hormonales propios de su edad se dio cuenta de que no se encontraba cómoda con su cuerpo. La disforia de género la sumergió en un desconcierto que la llevó a una profunda crisis, hasta que se atrevió a verbalizar lo que le ocurría: no se sentía identificada con su género de nacimiento. Su padre, pastor presbiteriano, terminó aceptando la realidad cuando su hija le pidió llevar tacones a un campamento.

Poco a poco fue integrándose en su entorno mientras iniciaba su transición. Sus compañeros de instituto comenzaron a dirigirse a ella con el pronombre femenino (ahora se identifica más con el lenguaje no binario) y durante el proceso fue informándose acerca de algunas de las cuestiones discriminatorias que más preocupaban a la comunidad LGTBIQ+.

Hija de un pastor presbiteriano, en 2016 lideró una querella trans contra el estado de Carolina del Norte

decoration

Por eso, en 2016 fue una de las caras visibles de la demanda que se presentó contra el estado de Carolina del Norte, de donde es originaria, por la aprobación de la ley de baños, que pretendía que los colegios públicos obligaran a los estudiantes a usar el baño del género que les habían asignado al nacer y que parecía estar hecha para deslegitimizar a la comunidad transgénero. Hunter se involucró en este caso hasta el punto de ser elegida por la revista Teen Vogue como una de las 21 jóvenes que estaban cambiando el mundo.

Se trasladó a Nueva York para iniciar su carrera de modelo y comenzó a hacerse un nombre en el mundo de la moda. Desfiló para Christian Dior, Miu Miu, Helmut Lang o Marc Jacobs. Su deseo era estudiar diseño en una prestigiosa escuela de Londres, pero entonces, por pura intuición, se presentó al casting de Euphoria. Se enamoró del personaje de Jules y quiso dotarlo de sus propias vivencias y sensibilidad. Por eso, tras ser elegida, trabajó a fondo con el director Sam Levinson para que esa chica con graves problemas de autoestima que se hace daño a través de relaciones tóxicas con hombres adultos fuera ante todo creíble.

Guionista y productora

Para Schafer lo importante de Euphoria no es solo que se representen múltiples identidades y contextos, sino que los personajes no sean de una sola pieza, que tengan muchas capas y dimensiones. La joven se ha sentido tan segura en este proyecto que gracias a él ha dado un paso más en su carrera, convirtiéndose en guionista y productora del capítulo especial Los perfectos a m*marla, que sirve de puente a la que será la segunda temporada de la serie y que se centra precisamente en su personaje, en su relación consigo misma, con su cuerpo y sus deseos, haciendo especial hincapié en el tema de la salud mental.

Compartir el artículo

stats