Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Muriel Grossmann, saxofonista: "Los músicos no podemos aguantar otra temporada como la de 2020"

La saxofonista Muriel Grossmann, que no se sube a un escenario desde septiembre de 2020, publicó en diciembre ‘Quiet Earth’ y prepara para mayo un nuevo trabajo, ‘Union’

Muriel Grossmann sostiene en sus manos el disco que publicó el pasado mes de diciembre, ‘Quiet Earth’.

Muriel Grossmann sostiene en sus manos el disco que publicó el pasado mes de diciembre, ‘Quiet Earth’.

Afalta de conciertos, la saxofonista Muriel Grossmann ha centrado todas sus energías en sus proyectos discográficos y el esfuerzo se ha traducido en dos nuevos trabajos, ‘Quiet Earth’, que salió publicado en diciembre, y ‘Union’, que verá la luz a finales del próximo mes de mayo

Aunque muchos músicos son de la opinión de que sacar un disco en plena pandemia es una operación arriesgada, la artista de origen austriaco tiene claro que «es importante mantenerse activo y publicar música para levantar un poco el ánimo de la gente». «No me voy parar por esta situación, primero porque tengo oyentes que están esperando mi música. Desde mi disco ‘Golden Rule’ en 2018 hemos conseguido nuevos oyentes y nuestros seguidores me envían a diario mensajes de agradecimiento. Eso me ha ayudado durante la pandemia y nos ha hecho multiplicar los esfuerzos para sacar adelante estos trabajos», afirma.

Portada del nuevo disco de Grossmann.

Grossman publicó en 2019 ‘Reverence’ y su idea era sacar en 2020 una segunda parte, pero el estallido de la crisis del coronavirus retrasó el proyecto. La artista, afincada en Eivissa, decidió entonces recurrir a trabajos que ya estaban grabados pero que no había editado todavía. La pandemia, que provocó que sus conciertos en 2020 en Eivissa cayeran en picado y que sus giras se pospusieran, le permitió también disponer de tiempo suficiente para dedicarse en cuerpo y alma a los nuevos álbumes.

‘Quiet Earth’, que se publicó en diciembre, «ha sido muy bien recibido por la crítica y el público», afirma con satisfacción Grossmann. La «positividad» y «tranquilidad» que transmiten los cuatro temas de este álbum, son de agradecer en los tiempos que corren. Está en formato vinilo, con RR GEMS Records, y en CD, con DreamlandRecords, la discográfica de Grossmann. También se puede encontrar en todas las plataformas digitales y en la página de Bandcamp que tiene la artista, murielgrossmann.bandcamp.com. 

En este disco, que se grabó en 2019, participaron junto a la saxofonista, Radomir Milojkovic (guitarra), Uros Stamenkovic (batería), Llorenç Barceló (órgano Hammond) y Gina Schwarz (contrabajo). Todos, excepto la contrabajista, forman parte del próximo trabajo, ‘Union’, que saldrá a finales de mayo y que está compuesto por cinco temas. «Lo grabamos en 2019 en Mallorca y ya está producido y entregado para imprimir», detalla la saxofonista.

«Tanto ‘Quiet Earth’ como ‘Union’ son unas buenas grabaciones que extraen la esencia de este grupo y del estilo de jazz que tocamos, spiritual jazz, que esta inspirado en la música de John Coltrane, Alice Coltrane y Pharoah Sanders», señala.

Una temporada «muy corta»

A pesar de la satisfacción que le reportan estos nuevos álbumes y de su actitud positiva, el panorama no es muy alentador. «La ultima temporada fue muy corta. A penas hemos tocado dos meses y se retrasaron todos las giras que tenía previstas en Estados Unidos, Reino Unido y en otras ciudades europeas», lamenta.  

Si lo habitual para Grossmann era comenzar la temporada de conciertos en Ibiza a finales de abril o principios de mayo y concluir aproximadamente en octubre, el año pasado empezó a actuar en la isla en agosto y finalizó a mediados de septiembre. «Hice en total 33 conciertos, de ellos solo dos en septiembre», detalla. De hecho, desde el 15 de septiembre de 2020 no se ha vuelto a subir a un escenario y todavía no tiene fechas para las giras pospuestas.«También ahora se ha retrasado todo y nadie, especialmente los músicos, puede aguantar otra temporada así», afirma rotunda.

Grossmann, que se dedica exclusivamente a la música, ha recurrido a las ayudas del Consell de Ibiza y a las que concede el Institut d’Estudis Baleàrics para componer y editar discos. Asegura que estas subvenciones le «han salvado».

El futuro próximo es incierto. No sabe, por ejemplo, qué pasará con su primera gira por Inglaterra, que inicialmente estaba programada para el verano de 2020. «No hay fecha todavía, nadie se quiere comprometer a darla», explica. «De momento, no tengo previstas actuaciones en el extranjero este verano y en Eivissa estoy llamando a los sitios donde toco habitualmente, pero no pueden decir nada ahora», añade. 

«Esta pandemia ha sido un desastre para la isla y para la gente que vive y trabaja aquí. No sabemos cómo va a seguir la cosa pero confío en que podemos contar con una temporada más animada y larga que el último año. Nosotros estamos bien preparados», comenta Grossmann con tono esperanzado. 

Compartir el artículo

stats