Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Xavibo: «Intento decir las cosas tal como son, no me gusta ser abstracto»

El mallorquín ha lanzado su segundo disco

Xavibo: «Intento decir las cosas tal como son, no me gusta ser abstracto»

Xavibo: «Intento decir las cosas tal como son, no me gusta ser abstracto»

Comenzó su carrera musical en 2015, grabando una de sus poesías sobre una base instrumental que se bajó de Internet. Hoy suma más de 300.000 oyentes en Spotify y 50.000 suscriptores en Youtube. Xavibo, Palma, 1996, publicó ayer su segundo larga duración, El viaje de Trece, distribuido por Warner pero editado por el propio artista y producido por Elhombreviento. Se trata del primero de sus trabajos que ve la luz en formato físico. Para este álbum ha contado con la colaboración de Marc Seguí, Babi y Lionware.

«Empecé a escribir El viaje de Trece cuando todavía trabajaba. Hay temas que hablan de la rutina y de cosas que ahora vivo de otra manera. Habla también de mi relación de seis años con una chica. Muchas veces escucho el disco y siento que ha pasado tanto tiempo que ya no me siento identificado, es una versión de mí que ya no existe. El disco es como un álbum de fotos y me produce muchísima nostalgia». El rap es el lenguaje musical que Xavibo ha escogido para expresar esas vivencias: «Lo que yo hago es rap, pero siempre intento ir mucho más allá y tampoco me identifico cuando me dicen si soy rapero o soy urbano, porque creo que no soy suficientemente rapero para los raperos ni pop para los músicos de pop», argumenta. De sus letras dice que «intento ser gráfico y tangible, decir las cosas tal y como son. Me gusta la poesía, pero no me gusta ser muy abstracto». Muchas cosas han pasado en la vida y la carrera de Xavibo desde que comenzara a dar sus primeros pasos en un terreno que, como él mismo confiesa, no conocía en absoluto: «Al final, era un niño con Internet y un micrófono», dice. Mi primer EP, Chromatic, simplemente buscaba instrumentales por YouTube, las descargaba sin tener ni idea que existían derechos de autor y me ponía a escribir encima y lo subíamos a YouTube».

Aunque recibió buenas críticas por este primer trabajo, Xavibo explica que su inmersión en el negocio de la música «ha sido algo progresivo, ha sido como una escalera. Aunque el punto de inflexión más importante fue el día que dejé de trabajar, hace algo más de un año. Ahorré dinero para invertirlo en la gira, pero mi jefe me dijo que no podía darme tantos días libres. Así que llegó el momento de apostar por esto», recuerda. La gira que le llevó por catorce ciudades terminó el 31 de enero de 2020 en Madrid: «Hubo conciertos que fueron más underground, que no teníamos ni tarima; una gira de batalla. Pero terminamos en Madrid en la sala Shoco con un sold out. Eso fue una locura, valió la pena todo ese esfuerzo para acabar ahí de esa manera», recuerda el rapero. En 2018, editó su segundo larga duración, Malfidela. «Trabajé por primera vez con un productor y hablé de música por primera vez, no solo de escritura porque antes ponía la lírica por delante de la música y estás haciendo música, no estás escribiendo un libro».

En cuanto a las bases musicales, Xavibo explica que «estoy trabajando con Andrés Goiburu, nos hizo la música de Contigo loca y ya nos enamoramos de él aunque colaboramos con más gente. Es mi persona de confianza a la hora del sonido, ya sabe lo que quiero y cómo lo quiero», afirma.

Compartir el artículo

stats