Nadie se acuerda de Excalibur. En este caso, no es la legendaria espada del Rey Arturo. Es el perro que fue sacrificado en 2014 para prevenir que estuviese infectado de ébola. Los demás en Excalibur i altres històries d’animals morts, la obra que estrena hoy el Teatre Principal, son la oveja clonada Dolly, la perra espacial Laika, una vaca loca a la que se le murió toda la familia, renos siberianos que el cambio climático descongeló y gallinas con la gripe aviar. Todas las pandemias recientes, incluida la presente covid, se dan cita en una innovadora representación teatral a cargo de la compañía Hermanas Picohueso, que «lleva al límite el lenguaje escénico, sin perder la esencia», y a través de «una apariencia muy gamberra, pero con muchas capas de significado», según explicó el director de la sala, Josep Ramon Cerdà, ayer en la presentación.

Un personaje con un EPI (Equipo de Protección Individual) y una gallina con gripe aviar. | HERMANAS PICOHUESO

El formato es un programa de televisión en directo donde las protagonistas son marionetas y en el que «hay dos planos, ya que el público puede ver el programa a través de una pantalla o cómo se realiza». Es decir, el espectador «puede elegir lo real o lo no real», en palabras de Lluki Portas. Por las representaciones anteriores, han comprobado que «en general todos miran la pantalla». De este modo hacen ver a los asistentes que «están dirigidos». Con humor hablan de la manipulación de los medios de comunicación, las fake news, las estructuras de poder y la política del miedo, entre otros muchos temas profundos en un espectáculo «no apto para niños», aunque haya marionetas, como advirtió Diego Ingold.

Premonitorio: la covid

El «espectáculo premonitorio», añadió, fue estrenado en mayo de 2019 en la Fira de Tàrrega, y por supuesto el coronavirus ni estaba ni se le esperaba. Sin embargo, el hilo conductor de las pandemias obligó a los autores a adaptar el texto para poder representarlo en estos tiempos de covid. «El ántrax, el ébola, la gripe aviar y las vacas locas se habían quedado en nada y no podíamos pasar por alto la actual situación», por lo que una pequeña parte de la obra habla de «la pospandemia». Lluki Portas reconoció que «como afecta más, no es tan gracioso y las primeras funciones eran impactantes» para el público, debido a que «no hay suficiente perspectiva», apuntó Ingold. No obstante, Gal·la Peire explicó que «tras medir hasta qué punto se introducía este tema», consideran que han encontrado la solución sin desvirtuar el resto del texto teatral.

Los espectadores lo podrán comprobar hoy viernes y mañana sábado a las 19 h. y el domingo a las 18 horas. En la Sala Gran del Principal, ya que la covid ha dado la oportunidad a las compañías isleñas de ocupar este escenario, aunque sea con aforo limitado.