Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crítica de música | Universo Beethoven

El universo sinfónico de Beethoven permite infinitas lecturas, por eso es un universo y no una constelación. Cada director puede imprimir su carácter a cada una de las nueve obras maestras del compositor. Incluso, con el tiempo, puede modificar esas versiones y cambiarlas. De hecho, de algunos de los míticos directores existen grabaciones diferentes y que no suenan igual. La madurez les lleva a ver cosas que no vieron antes.

A sus ochenta y cinco años, Leopold Hager seguro que ha dirigido las partituras beethovenianas multitud de veces. Las conoce muy bien. Y no por eso confía en que las domina a la perfección. Así que, dirige con la partitura delante unas obras que muchos otros, menos expertos, dirigirían de memoria. Para Hager, los pentagramas del maestro todavía esconden matices, ideas, sonidos por descubrir.

Lo pudimos comprobar en la retransmisión que por el canal Youtube nos ofreció la Simfònica de Balears el pasado viernes y que continuará esta tarde (20h), desde un vacío Trui Teatre de Palma. En el programa la Octava y la Séptima, por este orden.

En la Sinfonía número 8, Hager enfatizó en las cuerdas y dejó fluir a los vientos, que sonaron de forma muy animada, como si se tratara de un divertimento, de un juego. «Vamos a pasarlo bien», parecía decirles a sus músicos. Y es que esa Octava es una auténtica lección de optimismo. Todo fluye de forma lúdica. Para no tener no tiene Adagio.

Hager optó por una cierta tranquilidad a la hora de elegir los tempi en la Sinfonía número 7. Nada de prisas en ese primer movimiento de la conocida como Apoteosis de la danza (Wagner dixit), que tiene una de las introducciones más memorables de toda la historia del sinfonismo. Para Hager, en esa sinfonía hay cierta quietud, incluso en el último movimiento.

Muy bien también las explicaciones del maestro antes de cada una de las interpretaciones, a modo de notas al programa. Palabras para ayudar a la comprensión de las partituras. En definitiva, una sesión memorable, única. Con una muy buena formación y un gran maestro al frente.

(Hago mía la petición del amigo Mendiola: deberían poner, en la retransmisión, los títulos de crédito de las personas que la hacen posible, pues sin duda la realización técnica, tanto de sonido como de imagen, es de gran nivel).

Compartir el artículo

stats