Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Corrección política o necesidad del guion?

Will Smith como Jim West, en ‘Wild wild west’.

Will Smith como Jim West, en ‘Wild wild west’.

En el cine y la televisión contemporáneos, la idea de cambiar la raza de uno o varios personajes protagonistas al realizar una nueva versión parece haberse convertido en una obsesión, aunque la modificación no funciona si obedece a cuestiones de corrección política más que de necesidad o validez argumental.

No causó sorpresa ver a Denzel Washington como Don Pedro de Aragón en Mucho ruido y pocas nueces (1993), versión de la obra de William Shakespeare a cargo de Kenneth Branagh. Seis años después llegó Wild wild west (1999), filme inspirado en Jim West (1965-1969), moderna serie de televisión de género wéstern, pero con un agente secreto como protagonista. Will Smith asumía el papel que en la ficción catódica había desarrollado un actor blanco, Robert Conrad. El cambio era el detalle más relevante de una versión muy libre.

David Oyelowo y Angelina Jolie , padres de Alicia y Peter Pan en ‘Érase una vez...’.

David Oyelowo y Angelina Jolie , padres de Alicia y Peter Pan en ‘Érase una vez...’.

El código se subvirtió también con los superhéroes. El Nick Fury cinematográfico sigue siendo tuerto, pero si en los cómics Marvel es blanco, en las películas aparece con los rasgos de Samuel L. Jackson. Antorcha Humana también es negro en 4 Fantásticos (2015). Idris Elba, que en 2018 sonó para ser el nuevo James Bond, interpretó en Thor (2011) a Heimdall, un dios de la mitología nórdica. No es casual: el director es el mismo Branagh que ya convirtió al Don Pedro en un príncipe racializado. Pese a algunas críticas, las mismas vertidas cuando saltó el rumor de que sería el agente 007, Elba repitió como súper-guerrero nórdico en los siguientes filmes de Thor y de Los Vengadores. Denzel Washington, de nuevo, se convirtió en el pistolero del remake de Los siete magníficos (2016), cuando en la película original de 1960 lo encarnó Yul Brynner.

Denzel Washington interpretó en el ‘remake’ de ‘Los siete magníficos’ el papel de Yul Brynner en la película original

decoration
Denzel Washington fue el nobre aragonés Don Pedro en ‘Mucho ruido y pocas nueces’. Aquí junto a Keanu Reeves.

Denzel Washington fue el nobre aragonés Don Pedro en ‘Mucho ruido y pocas nueces’. Aquí junto a Keanu Reeves.

En la reciente versión de Las brujas (de Roald Dahl), la abuela y el nieto nórdicos del relato y del filme de 1990 son ahora de raza negra y la acción acontece en la Alabama de 1967, aunque dándole la vuelta a la segregación. Otras dos películas de 2020 se inspiran en personajes literarios clásicos para ahondar en la diversidad racial: Érase una vez… es una ficción sobre la infancia de la Alicia de Lewis Carroll y Peter Pan, que tienen madre blanca (Angelina Jolie) y padre negro (David Oyelowo), mientras que en Wendy, los Niños Perdidos son de las dos razas.

 Idris Elba, en el papel del dios nórdico Heimdall en ‘Thor’.

Idris Elba, en el papel del dios nórdico Heimdall en ‘Thor’.

La apuesta es igual de decidida en televisión. El dueño de la tienda de discos de Alta fidelidad (2000) era un hombre caucásico (John Cusack), pero en la adaptación televisiva de 2020 de la misma novela de Nick Hornby, el personaje está interpretado por Zoë Kravitz, actriz de ascendencia afroamericana y judía. A la diversidad racial de Los Bridgerton (2020) acaba de sumarse la serie francesa Lupin (2021), actualización de las aventuras del ladrón de guante blanco Arsène Lupin, ahora de origen senegalés e interpretado por Omar Sy. Y no olvidemos que siete años antes de que Barak Obama se convirtiera en el primer presidente negro de Estados Unidos, la serie 24 ya mostró a un afroamericano como principal inquilino de la Casa Blanca.

Compartir el artículo

stats