Son pequeñas narraciones en formato audiovisual de entre tres y cinco minutos, con o sin texto, más o menos líricas o explícitas, tristes, alegres o impactantes, pero todas con un denominador común: están tocando la fibra sensible de los mallorquines. Los cortos del consolidado guionista Ernest Riera, con experiencia en Hollywood, y del joven talento Pau Pascual se han viralizado en la isla e incluso en el extranjero, como ocurrió con Tu tens la clau a finales de 2020, que ha llegado a diez millones de personas a través de las redes sociales. El último en publicarse ha sido Som d’arrels, producido por Melicotó, y ambos cortometrajes son un homenaje al pequeño comercio.

Cortos de autor para apoyar el producto local

Cortos de autor para apoyar el producto local

Riera y Pascual firman otros dos (Feim un cafè? el primero y Essència el segundo) en los que el foco se amplía y las historias se centran en la importancia de la socialización y de la identidad a través de productos locales tan sencillos como un café en un bar o un pamboli con los amigos en torno a una mesa frente al mar, todo ello rodeado de elementos intrínsecos a la idiosincrasia de Mallorca. Como dijo Jordi Évole tras ver el vídeo de Riera rodado en la juguetería La Industrial, «no subestimemos lo pequeño». Para el guionista de la película estadounidense A 47 metros, el éxito de estos audiovisuales se debe a que «apelan a unos valores y no a una marca y por eso se quieren compartir, igual que las personas comparten los valores». Y llegan hasta otros lugares del mundo por la sentencia «piensa global, actúa local», que tanto le gusta, ya que «conciencian sobre unos valores que son universales, aunque las historias estén arraigadas aquí», argumenta Ernest Riera.

Su primer trabajo producido por la empresa de comunicación Vivir del Cuento fue encargado por la patronal Pimeco y, aunque se grabó antes de la pandemia, ha tenido tanta repercusión ahora debido a la crisis. Sin embargo, los comerciantes a los que entrevistó en su labor de documentación ya sufrían la amenaza de las grandes plataformas de venta por internet. Eso es lo que este autor reflejó a través de las interpretaciones de Patxi Arostegui, Blanca Creus y Biel Barrera, que sin palabras transmiten el emotivo mensaje de que «la singularidad del pequeño comercio es la vida de tu barrio», tal como se lee al final mientras suena la canción Les claus del teu món, de Jaime Anglada.

Cortos de autor para apoyar el producto local

El texto que pone el broche a la obra de Pascual también se dirige «al pequeño comercio, que se ha mantenido en primera línea de fuego en los momentos más complicados». La pandemia influyó en el contenido, lleno de lirismo y metáforas, y en la escenografía. «Había otro corto previsto, pero el presupuesto se redujo drásticamente por la covid y decidimos hacer algo lo más sencillo posible, en un solo espacio, el C.IN.E. de Sineu, con un círculo de arena que recuerda lo ritual y ancestral, ya que hablamos de raíces; con solo dos personajes, la flabiolera, Maria Adrover, y la bailarina, Marga Salas; y yo mismo hago la voz en off y aparezco al final». Es además el director y autor del poético texto. «La iluminación es un personaje más que sirve para remarcar el contraste de lo que somos, una tierra baldía, y lo que queremos ser, una tierra nutrida. La bailarina, con sus flecos, o sea, las raíces, representa a los isleños que luchan y se meten en la tierra para volverla a nutrir, es decir, comprar en el pequeño comercio de toda la vida para que no acabe desapareciendo. Y la flabiolera, como el flautista de Hamelín, es la que llama a la mallorquinidad. Todo es una metáfora», resume Pascual del vídeo que la empresa de regalos Melicotó publicó poco antes de Navidad. Con 20 años y gran pasión por el cine, apunta a una prometedora carrera, cuyos inicios quiere agradecer a Pere Mascaró, su primer profesor de audiovisuales, y el operador de cámara Carlos Ortiz.

Cortos de autor para apoyar el producto local

Cortos de autor para apoyar el producto local

Las cuatro cápsulas narrativas que han tocado la fibra sensible de muchos en sa Roqueta pueden verse únicamente a través de las redes sociales, no en televisión, porque han sido sufragadas por pequeñas empresas o entidades que no pueden pagar un espacio publicitario. «Cuando no existían las redes, las pequeñas empresas se tenían que contentar con pagar un anuncio sencillo, que parecía casero, ya que había que destinar parte del presupuesto al espacio en televisión», explica la experta Virginia Galiano, de Vivir del Cuento. «Las redes sociales son gratis, por lo que la publicidad se ha democratizado y los pequeños también pueden tener productos de calidad por este medio», según concluye quien dirige la citada empresa junto a Mar Puigserver y Mar Comín, que dieron con la llave del éxito de los cortos.Pau Pascual firma las dos producciones de Melicotó, tituladas Essència y Som d’arrels, la primera con el reconocido actor mallorquín Rafel Ramis.Ernest Riera es el director de los cortos producidos por Vivir del Cuento titulados Feim un cafè? y Tu tens la clau, donde también firma el guión.