Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Premi Ciutat de Palma 2020 / Gastronomía

Tomeu Arbona: «Recibimos un premio diario ofreciendo este producto histórico»

Arbona dedica el galardón, «una luz en la noche», al pequeño comercio, los artesanos y la cultura

El Fornet de la Soca, establecimiento recién premiado está en la plaza Weyler.

El Fornet de la Soca, establecimiento recién premiado está en la plaza Weyler.

Hasta una decena de personas aguardaba ayer a mediodía frente al Fornet de la Soca para comprar alguno de sus productos, sin saber todavía que el establecimiento acababa de ser galardonado con el nuevo Premi Ciutat de Palma de gastronomía. Para su propietario, Tomeu Arbona, este reconocimiento ha sido como «una luz en medio de la noche», debido sobre todo «al momento que vivimos», dijo emocionado en referencia al «año tan difícil» que ha pasado el pequeño comercio, los artesanos y el mundo de la cultura.

Recordó que su conocimiento de la gastronomía fue de la mano de su madre y así la entiende, con el «acercamiento a la comida de cada día, acudiendo al mercado, a la tienda, conociendo los productos, escogiéndolos y preparándolos en casa con mucho cariño y el deseo de generar vida en la familia», tal como manifestó. Y lo que quiere aportar a la ciudad a través del Fornet de la Soca es esa misma «genuidad», además de «esperanza y alegría», ya que «el acto de comer es generador de felicidad e identidad».

En sus diez años de recorrido, el establecimiento situado en la plaza Weyler de Palma recibe «un galardón diario con la satisfacción de poner sobre la mesa este producto histórico tan maravilloso y con tanto valor; y que sea reconocido es extraordinario después de este año tan difícil».

Los integrantes del Fornet de la Soca saben de crisis, ya que nacieron fruto de la anterior, por lo que pueden hablar con propiedad y decir, como hace Arbona, que «las crisis hacen sacar lo mejor de uno mismo, son auténticas oportunidades y algo que parece insalvable, puede no serlo. Tenemos motivos para comunicar esta esperanza», asegura con un reluciente Ciutat de Palma dotado con 3.000 euros y con el que continuará haciendo arqueología gastronómica.

Compartir el artículo

stats