Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Serafín Nebot: «Es imposible hacer música sin sentimiento. Si no lo tienes, mejor no te dediques a esto»

El cantante tenía que actuar este próximo domingo día 3 de enero en el Trui Teatre, pero el concierto se ha aplazado al 28 de febrero

Serafín Nebot, de Los Javaloyas.

Serafín Nebot, de Los Javaloyas.

Cantante. Su nombre siempre formará parte de la historia musical de este país. Músico de raíces clásicas y apasionado de la música sentimental, el cantante de Los Javaloyas, el grupo activo más longevo de España con más de 70 años de carrera y 60 discos, vuelve a los escenarios con muchas ganas de hacer disfrutar

¿Qué siente cuando le dicen que Los Javaloyas es el grupo musical activo más longevo de España?

Veo que algunos se unen para hacer bolos o conciertos tras años sin tocar juntos, pero nosotros seguimos activos desde que empezamos, a pesar de los cambios. Somos únicos en ese sentido.

¿Cómo han conseguido seguir unidos tras tantos años?

Partimos de una base musical de conservatorio porque todos empezamos allí. Decidimos unirnos cuando la música de baile empezaba a tener importancia, sobre todo en Europa. Hubo un auge de la música popular. Un ejemplo claro fueron Los Bravos. Nos encontramos en medio del jaleo y, gracias a Miguel Soler, que era el locutor que marcaba las pautas en Mallorca, empezamos a hacer música.

¿Qué tienen preparado para su concierto del Trui Teatre?

Tendremos una nueva formación de Los Javaloyas. En esta ocasión estaremos con un grupo de músicos más jóvenes. Tienen mucha ilusión y conocen muy bien el repertorio del grupo, así que Luis Javaloyas hijo y yo decidimos colaborar con ellos. Son unos chicos muy preparados y hacen muy buena música.

«Soy un cantante sentimental, única y exclusivamente. Es la música que me gusta»

decoration

El grupo ha ido cambiando pero usted se ha mantenido. ¿Cómo ha vivido la evolución de la formación?

Mi vida musical ha estado llena de cambios. Estuve los últimos 25 años en la Orquestra Simfònica y no podía hacer muchas cosas con Los Javaloyas. Después nos reunimos para ir a Miami porque nos hacía mucha ilusión tocar para nuestro público cubano, que siempre ha sido muy cariñoso con nuestra música. Antonio Machín nos dijo que en Cuba éramos muy conocidos y decidimos hacer un concierto allí. Nos sorprendió que allí nos pedían dos canciones que aquí no habían sido grandes éxitos: Mi verdad y Honey.

¿Cómo vive esta admiración del público internacional?

Es una sensación muy agradable. Por eso es tan difícil dejar la música. Se me hace imposible. Solo puedes si es por temas de salud o algún problema grave. La música es una actividad maravillosa. Yo he tenido la suerte de hacer música clásica y, para mí, es la mejor de todas. Ahora veo la Orquestra Simfònica de les Illes Balears y me emociono porque nunca pensé que tendríamos algo de este nivel. Cuando yo empecé, la orquesta dejaba mucho que desear. Por fin se ha convertido en algo maravilloso.

«Antonio Machín nos dijo que en Cuba éramos muy conocidos y decidimos actuar en Miami para los cubanos de allí»

decoration

¿Cómo cree que ha influido su formación clásica en su trayectoria musical?

La música popular se puede hacer bien, regular o mal. He intentado hacerla siempre lo mejor posible. Los Javaloyas tenemos una discografía muy variada y cabe un poco de todo. Por ejemplo, una de mis canciones favoritas es El beso. Me río mucho cuando la escucho. Desde que empezamos hemos tenido muy presente que la gente debía pasárselo bien. Ha sido siempre fundamental para nosotros.

¿Cuál ha sido su actuación más especial?

No sabría elegir una. Hemos dicho que lo dejábamos muchas veces y al final hemos seguido tocando. Siempre volvemos. Por lo que siempre son más especiales las actuaciones que vienen después de una situación difícil. No sabes cómo te va a ir, si vas a estar en tu plenitud, etcétera. Lo que no querría nunca es dar pena en el escenario. Eso me dolería mucho. Si subo al escenario es para que la gente disfrute.

¿Cómo ha vivido estos meses?

Muy bien, en el campo. Ahora vivo siempre aquí. Me he dado cuenta de que la ciudad no me gusta. La ciudad, en general, no es un lugar para viejos. Estamos mejor en el campo. Aquí soy más libre, puedo caminar y despejarme. Además, te evitas aguantar el malhumor de la gente y todos esos sonidos tan molestos.

Paradise of Love fue un éxito rotundo en su carrera. ¿Qué supuso para el grupo?

Nos permitió hacer grabaciones que antes no podíamos. Siempre bajo la opinión de Miguel Soler, pero pudimos versionar canciones de The Beach Boys. Fue un reto porque teníamos unos medios limitados, pero al final salió bien. Pudimos hacer la música que queríamos, lo que para nosotros era un éxito enorme. Podría decir que el éxito es un veneno, pero no lo es.

¿Se considera un cantante sentimental?

Única y exclusivamente. Las canciones cachondas las cantaba Luis, y yo me centraba en las de amor. Son las que siempre me han gustado y con las que me identifico.

¿Hay música sin sentimiento?

Es imposible hacer música si no tienes sentimiento. Desde el primer momento que coges un instrumento ya estás trabajando sobre los sentimientos. Si no es así, mejor no te dediques a esto.

Compartir el artículo

stats