La de Naida Abanovich es una vida de película. La cantante bielorrusa, coronada ayer como la voz veterana más extraordinaria de España, fue víctima en 1991 de la guerra entre Armenia y Azerbaiyán, un conflicto que trastocó por completo la tranquilidad de su familia y su carrera en el auditorio de Bakú, junto al mar Caspio. El Mediterráneo le dio otra oportunidad, primero en las calles del centro de Palma, ciudad a la que llegó en 2004, huyendo de las penurias económicas de su país, y recientemente con un concurso de televisión, La Voz Senior (Antena 3), programa que ganó en la madrugada del pasado lunes.

«Ha sido una experiencia muy bonita que nunca olvidaré. Gracias a David Bustamante por quedarse con mi voz y apostar por mí hasta el final. Espero y deseo que este nuevo año esté cargado de salud y esperanza para todos», señaló Abanovich, de 67 años, tras saberse ganadora gracias al voto del público y coronarse como la voz veterana más extraordinaria de España.

Originaria de Minsk, su marido era armenio cristiano y ambos vivían en Azerbaiyán con sus hijos, Artur y Khoren, hasta que la guerra les obligó a huir a su ciudad natal. Sus estudios del conservatorio y su experiencia como cantante le permitieron subsistir y trabajar por horas en la radio y televisión, de profesora de música en varios colegios y en el conservatorio de la capital bielorrusa, y fija como cantante en el auditorio. «Pero pagaban muy poco, mi marido murió en el 2003, mis hijos casi no encontraban trabajo, yo tenía que estar fuera desde las siete de la mañana hasta las once de la noche y el dinero no bastaba para vivir», lamentó Naida hace unos años en una entrevista concedida a este diario.

Naida: «Doy gracias a Bustamante por apostar por mí hasta el final»

Casualmente, se encontró con una conocida, quien le contó que vivía en Mallorca y le ofreció trabajo como limpiadora. «¿Por qué no?», se dijo, y el 11 de abril de 2004 aterrizó en la isla. Desde el primer momento se fijó en que «había un africano que cantaba en la calle, un guitarrista que tocaba y dos acordeonistas de Moldavia». Al año siguiente se animó a seguir sus pasos y, tras los preparativos, un caluroso 2 de julio se dirigió con su carrito y aparato de música a la plazoleta lindante a la plaza Major. «Me había olvidado del acompañamiento musical y tuve que volver a casa con el carrito de 13 kilos». Superadas las primeras vicisitudes, Naida pronto conquistó a los vecinos de Palma y, desde el pasado domingo, a media España.

Con su victoria en La Voz Senior, Nadia releva así a la ganadora de la primera edición, Helena Bianco, con la que los finalistas tuvieron que interpretar un último tema antes de que se anunciase el nombre del ganador. La encargada de leer el nombre de la afortunada fue Eva González, dando así el broche de oro a una gala que contó con actuaciones de «gran nivel», comenzando con el equipo de Antonio Orozco y sus dos finalistas, Emi Bonilla y Nico Fioole, que hicieron disfrutar a los espectadores cantando Trebole y You make me feel so young, respectivamente.

Después llegó el turno del equipo de Pastora Soler, con Fernando Demon y su Unchain my heart, y Juana, que interpretó La gata bajo la lluvia. A continuación, aparecieron los ganadores de la noche, el equipo de David Bustamante, con Fernando Libén cantando Dos gardenias, y la finalmente triunfadora de la edición, Naida Abanovich y su «excelente interpretación» de Ebben? Ne andró lontana, el aria más conocida de la ópera La Wally de Alfredo Catalani, pieza que su protagonista canta cuando decide marcharse de su casa. Las actuaciones llegaron a su fin con el equipo de Rosana, que se lució con Los tres aries y su versión de Para toda la vida, y Mingo que, acompañado de su piano, cantó For once in my life. Con el reconocimiento a Naida Abanovich, La Voz Senior, producido por Atresmedia en colaboración con Boomerang TV, pone fin a su segunda edición.