Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Matinal con trío

La iglesia, oratorio, ermita… (poned el calificativo que queráis) de Sant Miquel de Campanet, fue el escenario en el que el trío de cornos di basetto, Cornucòpia, inauguró un mini ciclo de dos conciertos matinales con obras de Mozart, Beethoven y Stcokhausen (el segundo concierto del ciclo tuvo lugar el domingo en la ermita de Betlem).

Sílvia Insa, Joan Sempere y Rafel Caldentey interpretaron adaptaciones de obras del clasicismo vienés, de Mozart y Beethoven, además de una aportación casi contemporánea para corno solo, In Freundchaft de Stockhausen.

De Mozart sonaron diversos momentos de la ópera La Flauta mágica y de Beethoven el cuarteto vocal del primer acto de Fidelio, así como un movimiento de Las Criaturas de Prometeo, el ballet que Beethoven compuso y del que no se ha conservado más que la música.

En esas versiones hay que aplaudir primero el trabajo del compositor que ha sabido adaptar voces y orquesta a un trío de instrumentos de viento, de la familia de los clarinetes. Elogiables esas reducciones que, si bien reducen considerablemente el número de intérpretes, conservan el sabor y el espíritu original. Pero elogiable también la interpretación. Cornucòpia sonó muy bien, imprimiendo a las obras un carácter que hacía olvidar, en algunos momentos, el original. Fantásticas versiones y fantásticas las interpretaciones.

Decíamos que en el programa se incluyó una obra de otro compositor; Rafel Caldentey la interpretó muy bien. Llena de virtuosismo, esa partitura de Stockhausen permite al intérprete mostrar toda su técnica y musicalidad, a la vez que da al oyente una idea de las posibilidades sonoras de un instrumento que bien merece ser más conocido.

Compartir el artículo

stats