Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La noche en que Almodóvar se enamoró de Rossy de Palma

Patricia Godes y Jesús Ordovás publican ‘Guía del Madrid de la Movida’, libro en el que el director ganador de dos Oscar recuerda cómo conoció a la cantante de Peor Impossible en el King Creole

Rossy de Palma fue camarera del King Creole antes de su estrellato.

Rossy de Palma fue camarera del King Creole antes de su estrellato.

Pedro Almodóvar recuerda su flechazo con Rossy de Palma en Guía del Madrid de La Movida, un libro coescrito por Jesús Ordovás y Patricia Godes que brinda, en palabras de otra ilustre firma, Diego A. Manrique, «una visión desprejuiciada de la multiplicidad sonora de la capital».

Rossy y Fernando Estrella, en el Cuatro Rosas.

El volumen está estructurado por barrios, desde los más céntricos y célebres, como Malasaña, Lavapiés o el barrio de las Letras, a otros menos conocidos pero igual de importantes, como fueron Prosperidad, La Elipa o Vallecas, revisitando los rincones de la capital que fueron escenario de inolvidables acontecimientos en los 80. Salas como El Sol, La Vía Láctea, el Rock-Ola o Morocco, galerías de arte, tiendas de discos, discográficas y emisoras de radio, comparten páginas en las que se da voz a sus protagonistas, desde Alaska a Almodóvar, «el mayor referente internacional de la Movida madrileña», pasando por Guillermo Heras, Ouka Leele, El Gran Wyoming o Fabio McNamara, quienes hablan de su relación con un barrio en concreto, desvelan curiosidades y anécdotas y rememoran qué se cocía en aquellos ambientes.

Ana Curra y Alaska en 1981.

En el capítulo La Ruta de Almodóvar, el director manchego recuerda los locales y lugares que frecuentó en la Movida, como los Cines Alphaville, Los Gabrieles, El Rastro, la Sala Caracol o el King Creole, uno de sus templos entre la cantidad de sitios que florecieron en el barrio de Malasaña. «Allí conocí a uno de los amores de mi vida y allí contraté, entre copas, a Rossy de Palma. Ella formaba parte del grupo mallorquín Peor Impossible, pero como la música no le daba para vivir, servía copas en el King Creole. Desde el primer día yo había caído rendido, fascinado por su perfil y su osadía», escribe Almodóvar, quien acabaría dándole una oportunidad, que no aprovechó, en su película La ley del deseo.

Almodóvar y Eusebio Poncela.

La autora del libro Patricia Godes, una de las mujeres pioneras de la crítica musical y especialista en cultura pop, moda y tendencias, también recuerda su primer encuentro con la que acabaría siendo musa de Gaultier y Thierry Mugler: «Me pareció divertidísima, además de tener un físico extraordinario e ir siempre bien vestida. En Madrid todo el mundo la adoraba y le tenían muchísimo cariño».

5 Andy Warhol, con la prensa en 1983, inaugurando exposición.

Otro mallorquín universal que vivió la Movida madrileña desde sus inicios fue el pintor Miquel Barceló, interesado por aquella explosión de creatividad que también sacudió el mundo del arte. «Había mucho ambiente de pintores, de galeristas, con el hilo conductor de la música. Recuerdo la fiesta de recepción que se le hizo a Barceló con motivo de su primera exposición en Madrid, que tuvo muchísimo éxito, y en la que tocó el grupo de mi hermano, Malevaje. Era el pintor que arrasaba en aquel momento, un chico muy simpático que sabía mucho de guitarras, y al que volvería a ver en otra ocasión, en la entrada de El Templo del Gato, con Alberto García-Alix y toda la panda de moteros», relata Godes.

Portada del libro que propone un viaje por el Madrid de los años ochenta, el de la Movida.

La Fundación Juan March (en la madrileña calle Castelló), creada en 1955 por el que fue durante décadas «el hombre más rico de España, un contrabandista y banquero mallorquín llamado Juan March que traficaba con armas y monopolizaba el tabaco en España y el norte de África», también tuvo su papel, promocionando la cultura y las nuevas músicas, como la del grupo tecno pop Oviformia Sci, que reunió en su salón de actos tanto a la crème de la crème de los corrillos musicales como a personalidades de la alta política atraídos por la presencia de Clara Morán, miembro de la banda y sobrina del por entonces presidente del Gobierno Leopoldo Calvo-Sotelo. imágenes inéditas. Nombres históricos en la Guía de la Movida.

Compartir el artículo

stats