Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro G. Romero: «Me interesa la representación del flamenco en el turismo»

El artista y teórico, que ha venido a Palma para trabajar con el archivo de Casa Planas, reflexiona sobre el significado de «lo popular» y la vanguardia

Pedro G. Romero, ayer, en el archivo de Casa Planas.

Pedro G. Romero, ayer, en el archivo de Casa Planas.

Pedro G. Romero (Aracena, 1964) es un enamorado de la investigación, lo que le ha llevado a erigirse como uno de los teóricos más respetados en el mundo del flamenco. Su obra ha servido como referencia a autores como Israel Galván o El Niño del Elche. Ahora se encuentra en Palma para realizar un proyecto con el archivo de Casa Planas.

«En mi trabajo hay mucho pensamiento acerca del archivo. Lo que más me interesó de aquí fue el caos absoluto que me encontré y la posibilidad de trabajar en espacios de desorden. Buscar en un archivo es una forma de pensar», sostiene. En relación a su trabajo de investigación acerca del flamenco y la comunidad gitana, encontró dos imágenes combinadas en las que aparecen una payesa y el campo de Bergen-Belsen, el campo de concentración donde murieron más gitanos durante la Segunda Guerra Mundial. También está interesado «en la representación del flamenco en el turismo de la isla y lo que significa eso en la construcción de los estereotipos e identidades».

Romero estrenó este año la película Nueve Sevillas en el Festival de Cine Europeo de Sevilla junto a Gonzalo García Pelayo, el otro director del filme. En ella aparecen nueve personajes que pasean por la ciudad y constituyen un mapa de lo que es Sevilla y lo que significa el flamenco: «Para mí, el sistema de producción del cine se ha convertido en algo muy potente. Antes tenía que dar explicaciones acerca de mi trabajo, pero aquí nadie te pregunta por eso. Se da por hecho que es un trabajo de equipo. El cine lo conforma el trabajo colectivo».

El artista habla sobre su proyecto Máquinas de vivir, una obra capital para entender el nuevo flamenco: «Fue fundamental para ampliar el estudio de los gitanos y me permitió compararlos con los existentes en el mundo europeo. Resumía mi mirada sobre el flamenco y me cambió la vida». No tiene una idea clara acerca de la vanguardia del flamenco, pero confiesa que le interesa, sobre todo, que las nociones de vanguardia y tradición desaparecen con el flamenco: «Ha sido usado por la contracultura y la vanguardia en algunos momentos, pero esos polos no existen de forma concreta. Cuando se piensa que Paco de Lucía es un guitarra de vanguardia y Diego del Gastor un guitarra tradicional, estamos falseando, porque todos los experimentos de fusión con otros géneros han sido en relación a la guitarra de Diego del Gastor. Sobre Paco de Lucía existe un manierismo casi academicista, clasista y conservador. No son concepciones definitorias».

Claro defensor de la entrada de la cultura popular en los museos, explica que en sus últimos proyectos se está replanteando qué es «lo popular»: «Yo diría que es algo que sabe ser, a la vez, central y excéntrico. Igual que el flamenco, que es hegemónico en las instituciones y está presente en las barriadas marginales. Lo popular ya no es subalterno». Afirma sentirse interesado por los procesos creativos vinculados a lo colectivo «porque, incluso cuando una persona trabaja sola, opera una voz colectiva y no hay una voz propia». Además, su visión de la autoría está relacionada con el medio y no con el autor: «Estoy muy lejos de la concepción subjetiva y romántica del autor. Hay que repensar la idea de artesanía y virtuosismo porque el hacer manual también es un ejercicio intelectual».

‘La Miró’ prepara una muestra de las piezas de Son Boter

El patronato de la Miró aprobó ayer el presupuesto de 2021 y un plan de actuación expositivo supeditado a la situación provocada por la pandemia. El presupuesto global de la fundación será de 1,7 millones de euros (los gastos) y las inversiones ascienden a 628.000 euros. Esto supone un aumento en las cuentas de 100.000 euros. La programación expositiva estará condicionada por la ya anunciada intervención integral en el Edifici Moneo y más concretamente por la sustitución de la cubierta-estanque. Está previsto que esta intervención se lleva a cabo durante el primer semestre de 2021. Cuando acaben las obras, se abrirá una muestra de producción propia vinculada a las piezas que salieron de Son Boter. Además de la exposición del premio bienal Pilar Juncosa, se abrirá una muestra en el Espai Cúbic de Roser Messeguer. 

Compartir el artículo

stats