Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Música. 40 Aniversario de la muerte de John Lennon

José Eugenio Sanz: «Lennon fue muy amable cuando toqué para él»

José Eugenio Sanz conserva un violín firmado por el beatle y Yoko Ono, para quienes interpretó ‘Yesterday’ una noche de 1971 en el hotel Son Vida

La noche en la que dos hermanos tocaron para John Lennon en Son Vida G. Bosch

«Oh, I believe in yerterday», cantaban los Beatles. Cinco décadas después, José Eugenio y Antonio Sanz, dos hermanos segovianos instalados en Mallorca desde hace años, rememoran el ayer y lo defienden con orgullo para viajar a la Mallorca de los primeros 70, cuando ofrecieron la actuación más inesperada a la que tuvieron que enfrentarse mientras ejercieron como músicos. «No todas las noches se toca para un beatle», reconoce el primero, que conserva un violín firmado por John Lennon y Yoko Ono, a quienes deleitó con un tema de Paul McCartney, para mayor sorpresa del beatle más rebelde, en mayo de 1971, en el transcurso de una cena en el hotel Son Vida.

«A Lennon no le dejaban entrar en el restaurante sin corbata. Volvió con una, pero anudada a la frente»

decoration

Los hermanos Sanz, ambos nacidos en Turégano (Segovia), son hoy septuagenarios, llevan años retirados de la música, pero en su juventud se entregaron a los escenarios y de aquella etapa guardan un auténtico tesoro, imborrable y, para muchos, envidiable. Antonio estuvo 18 años trabajando en el hotel Son Vida como músico, y José Eugenio, 11. Tocaban de nueve a doce, cada noche, en el coqueto restaurante El Jardín, donde solían reunirse muchos clientes americanos. El repertorio se nutría de temas de música clásica, valses, fox-trot y otras canciones que incitaban al baile, entre ellas algunas de los Beatles. Junto al tío de ambos, Argimiro, pianista, los Sanz formaban el grupo Los Sampedro, con Antonio a la batería y José Eugenio al violín, guitarra y vibráfono.

Detalle de la firma de Lennon en el violín de José Eugenio Sanz.

1971 sería un buen año para los Sanz, no tanto para Lennon. La ruptura de los Beatles era reciente (el anuncio oficial de la disolución fue el 10 de abril de 1970) y la década había empezado con cierta rivalidad entre Lennon y McCartney, la pareja de compositores más grande que ha dado el universo pop. Solo unos meses después de publicar su debut en solitario, John Lennon/Plastic Ono Band, Lennon viajó hasta Mallorca junto a su pareja en búsqueda de Kyooko, una niña de siete años de edad que vivía en Calas de Mallorca con su padre, el productor cinematográfico Anthony Cox, primer marido de Ono, una aventura que acabó con el beatle y Yoko Ono en el Palacio de Justicia de la plaza Weyler acusados de secuestro. Durante su estancia, Lennon y la artista japonesa se alojaron en el hotel Son Vida. «Una noche los dos bajaron a cenar. La corbata era obligada para ello, pero él no la llevaba, por lo que el maître no le dejó pasar al restaurante. Vivimos aquel episodio a diez metros. De acuerdo, dijo Lennon tras conocer las normas del hotel. Minutos después bajaba con una corbata, pero anudada a la frente. Se sentó en una mesa, muy próxima a nosotros, y fue entonces cuando me acerqué para tocarle el Yesterday», relata José Eugenio.

«Lennon fue muy amable cuando toqué para él»

La canción Yesterday fue compuesta por Paul McCartney y grabada en 1965 para el álbum Help! de los Beatles. Una balada melancólica de solo dos minutos y tres segundos, con acompañamiento de un cuarteto de cuerdas, que acabaría por convertirse en una de las mayores joyas musicales.

Lennon recordaría su encuentro con el mayor de los Sanz en 1980, durante una entrevista para ‘Play Boy’

decoration

Tras la interpretación, José Eugenio pidió a Lennon que le firmara el violín, con un bolígrafo. No solo lo hizo él, también Yoko. «Fueron muy amables conmigo», reconoce. Aquel episodio no solo lo recuerda el violinista. También dejaría huella en Lennon. Nueve años después, en 1980, el beatle, que moriría poco después tras recibir cinco disparos de Mark Chapman, explicó en una entrevista para Play Boy cómo se sentía cuando la gente interpretaba sus canciones: «Siempre estoy orgulloso y contento cuando la gente toca mis canciones. Me produce placer. Pero voy a restaurantes y las bandas siempre tocan Yesterday. Hasta he firmado en España el violín de un chico después de que él tocara la canción. No se dio cuenta de que yo no escribí ese tema».

José Eugenio y Antonio Sanz actuaron durante años en el hotel Son Vida con Los Sampedro, formación en la que también militó el tío de ambos, Argimiro.

José Eugenio sonríe. Qué atrevido ejercicio, pero «el Yesterday era un tema melódico ideal para las noches de Son Vida», asegura. Más serio se pone al recordar la muerte de Lennon, de la que hoy se cumplen 40 años. «Aquel asesinato nos afectó muchísimo. Fue un golpe muy fuerte para el mundo de la música», confiesa.

«Lennon fue muy amable cuando toqué para él»

El violín firmado por Lennon ha sido custodiado por los Sanz como si fuera una reliquia. Y es que los dos hermanos siempre fueron unos «fans» de los Beatles. «Los preferíamos antes que los Stones, demasiado rockeros», subrayan. El instrumento, un Lambert francés de más de 200 años de antigüedad, lo adquirió José Eugenio por 25.000 pesetas, de las de hace medio siglo, al luthier Roberto Coll, en Madrid. Su madera incluye otras dos rúbricas, la del director de orquesta James Last y otra de Carlos Arias Navarro, presidente del Gobierno durante la dictadura franquista y la Transición. Un mismo violín firmado por un icono de la paz y otro de la dictadura. «Me dejaría tentar por los coleccionistas», apunta su propietario.

Compartir el artículo

stats