Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Associació d'Artistes Visuals de les Illes Balears: «El Govern nos echa del Casal Ernest Lluch y nos deja desasistidos»

El Ejecutivo concentrará en el edificio las entidades de carácter sanitario

La presidenta de la asociación, recogiendo algunos archivadores de la sala que debe abandonar la AAVIB.

La presidenta de la asociación, recogiendo algunos archivadores de la sala que debe abandonar la AAVIB.

Después de 20 años compartiendo espacio con otras entidades en el Casal Ernest Lluch, en la calle de la Rosa de Palma, la Associació d’Artistes Visuals de les Illes Balears (AAVIB) se verá en la calle el próximo mes de abril. El motivo: los planes del Govern para concentrar en un mismo edificio todas las entidades de carácter sanitario. «Un hecho que nos parece lógico para la sanidad, pero un desastre para el resto de asociaciones educativas o culturales que estamos aquí», considera la presidenta de la asociación, Mercedes Prieto, «porque el Govern nos ha dejado desasistidas». La situación también afecta, señala Prieto, a la Reial Acadèmia de Belles Arts de Sant Sebastià, a la Mallorquina d’Estudis Històrics o a la Societat Balear d’Educació Ambiental.

«Esto es como un desahucio, nos han denegado algunas solicitudes que hemos hecho para poder ocupar otros espacios y de momento lo que se nos ofrece para guardar nuestras cosas es un pequeño almacén dentro del Casal, un baño que podemos utilizar hasta el mes de abril», relata. En estos momentos, la entidad busca alternativas para su sede, un local que hace las veces de oficina, espacio de trabajo y actividades, y donde se reúne la junta. «L a librería Finis Africae nos ofrece la trastienda del establecimiento, que deberíamos compartir con la dinámica del negocio de venta de libros y con la asociación de gestores. Es una oferta generosa que agradecemos», relata.

El baño-almacén que les ceden hasta abril.

Prieto explica que el pasado 14 de abril, «en pleno confinamiento», hubo un cambio en la orden de reglamento según la cual «sólo podían quedarse aquí las entidades vinculadas a la conselleria de Sanidad». «El 19 de junio le enviaron a la presidencia de la AAVIB, que por entonces era Alícia Llabrés, un mail con el asunto ‘avería en el ascensor’, donde se adjuntaba la resolución por la cual se revocaba la cesión del espacio», cuenta la actual presidenta. En agosto, la asociación presentó un escrito con alegaciones a la conselleria de Salud solicitando una prórroga. «El 30 de septiembre nos la denegaron. El 19 de octubre volvimos a presentar otro escrito a la conselleria de Salud solicitando una prórroga hasta que encontráramos una solución con otras instituciones. Nos la denegaron de nuevo», explica Prieto.

El pasado 2 de noviembre, la entidad presentó otros escritos. El primero a la conselleria de Presidencia del Govern «por no haber previsto una solución para las asociaciones que no eran del ramo sanitario».

Mercedes Prieto, ayer, en la sede de la Associació d’Artistes Visuals de les Illes Balears.

Otro lo dirigió al Consell, «por tener las competencias de Cultura en la isla, donde solicitábamos la cesión de un espacio pero se ve que la Misericòrdia está llena y no hay nada disponible», comenta. El último trámite lo realizó Prieto el pasado 13 de noviembre, «donde pedíamos una prórroga especificando un periodo de cinco meses y adjuntando las dos solicitudes anteriores que hicimos al Govern y al Consell. Finalmente, nos ceden hasta abril un pequeño almacén», que como ha podido comprobar este diario es un baño. «Ahora tengo pendiente pedir audiencia con la delegada de Cultura Catalina Solivellas, con la consellera insular Bel Busquets y quizá con el concejal Antoni Noguera», detalla.

La AAVIB envió ayer una comunicación a sus socios en la que pide su colaboración para poder retirar «todos nuestros documentos de la forma más ágil posible». «Quedáis convocados todos y todas los que podáis acudir el viernes día 4 a partir de las 12 horas a vaciar el local. Por favor, traed una caja de cartón por persona y así resultará más sencillo guardar nuestros archivos y documentos».

Con esta salida del Casal, Mercedes Prieto abunda en la idea del «maltrato que recibimos los artistas, no nos ofrecen soluciones, también estamos denunciando la escasez de ayudas a nuestro colectivo. Lo que ha pasado con Es Baluard, por ejemplo. O para acceder a las ayudas del IEB nos piden las altas de autónomos. Somos un colectivo en que nos estamos dando de alta y de baja de manera intermitente según los proyectos. Sólo los que están mejor económicamente son los que se llevan las subvenciones», lamenta.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats