Anoche se celebró la gala de los Premis Enderrock de la Música Balear en un contexto condicionado por la crisis sanitaria de la covid-19 y bajo las medidas de seguridad requeridas. Prácticamente sin público, y emitida vía streaming a través de Enderrock.cat, además de por IB3, el acto tuvo lugar en el teatro Xesc Forteza de Palma y fue presentado por Pep Suasi y Victòria Maldi. La ceremonia contó con las actuaciones de Joana Gomila y Laia Vallès -galardonadas con el premio Especial de la Crítica-, Rudymentari, Tomeu Penya, Maria Jaume y Lluís Cabot.

El premi d’honor recayó en Miquela Lladó, cantautora y folclorista mallorquina, y el premio a la trayectoria, en Llorenç Santamaria. El mejor directo confinado, que sustituye de manera puntual al galardón al mejor directo, fue Paradís (acústic des del confinament), de Pèl de Gall.

Miquela Lladó recogió el Premi d’Honor. G. Bosch

Los premios otorgados por la crítica fueron al álbum A primera luz, de Marala, como mejor disco revelación, y al proyecto a dúo de Joana Gomila y Laia Vallès por Paraíso. Mejor disco del año fue elegido Bruixes de Salvatge Cor; mejor disco de canción de autor, Redó, de Bep Marqués; mejor disco de músicas urbanas/hip hop, El chico de la doble A, de Baaldo; Miquel Brunet con Missa del descreure, mejor disco de música clásica; Agustí Fernàndez y Jordina Millà, mejor disco de jazz por When Forest Dream; y Biel Majoral, mejor disco de folk por Arasíquesí. El premio a mejor disco de pop-rock fue para Milions d’estrelles, de Xanguito, que también se llevó el de mejor artista y el de mejor canción balear del año.

Por su parte el público eligió como mejor artista revelación a Tomeu Juan Fuster y el mejor disco en lengua no catalana, Por amor al arte de Sara Reus.

Xanguito, uno de los triunfadores de la noche. G. Bosch