Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Neus Estarellas: «El futuro está en difuminar las fronteras artísticas»

La pianista mallorquina actúa hoy junto a la Orquestra Simfònica Nacional de Catalunya en el emblemático Auditori de Barcelona

La pianista mallorquina Neus Estarellas.

La pianista mallorquina Neus Estarellas. Sebastià Mestre

La Orquestra Simfònica de Barcelona i Nacional de Catalunya (OBC) interpreta hoy, a las 19 horas, junto a Josep Caballé y Neus Estarellas, varias obras de Adès, Schumann y Strauss en el Auditori de Barcelona. La pianista mallorquina Neus Estarellas (Palma, 1985) es uno de los nombres más atractivos dentro de la música contemporánea por su flexibilidad y vanguardismo. Explica que se trata de un concierto de la temporada normal de la OBC (que podrá seguirse en streaming) en el que se tocan tres obras: «La primera, que es enla que yo participo con el piano, tocaremos Strauss y Schuman. Es un programa relativamente ecléctico. Además, Thomas Adès es el compositor de referencia este año porque cuenta con cierto reconocimiento». Esta ha sido la única pieza que se ha conservado de la temporada porque han querido llevarla a cabo a toda costa por la importancia de la orquesta y su enorme trabajo de logística: «Han tenido que deshacer muchos recitales, pero este se ha mantenido».

La obra, que se basa en el mito bíblico del Génesis y se titula In Seven Days, hace referencia a la creación del mundo en siete días dividido en siete movimientos: «Además, este número tiene una gran importancia en toda la obra. No se trata de una música especialmente descriptiva pero los movimientos tienen una temática que, hasta cierto punto, la podemos ver como descriptiva».

Su interés por la música contemporánea, explica, está relacionado con su propia realidad más cercana: «La música clásica sí que me interesa, pero la contemporánea me parece más vinculada a lo que está pasando. Me atrae más porque es más actual. Me puedo identificar de una forma más cercana. Hay música que tiene un nivel de abstracción demasiado elevado». Confiesa que la novedad y la creación contemporánea siempre le han interesado y que tiene «un peso mayor en mi trabajo». A pesar de ello, la música clásica marcó su periodo de formación y siempre la tiene presente. «Desde una etapa muy joven me interesé por la vanguardia y, a pesar de que durante la etapa de formación no la toqué mucho, siempre he sentido una devoción mayor por ese tipo de música». Argumenta que el lenguaje es mucho más «cercano» y que siempre tuvo predilección por el pequeño repertorio que le enseñaron cuando era adolescente: «Cada músico acaba tirando por aquello que más le interesa».

Explica que Alemania sigue siendo una referencia total en este ámbito y que existen diferencias muy claras con España: «El tejido institucional que tiene el país, tanto público como privado, no tiene nada que ver con lo que hay en España». Además, aclara que allí las instituciones son muy fuertes y no dependen de los cambios políticos: «La ciudadanía tiene una cultura y una tradición musical enorme. Tienen la música como algo muy integrado». Habla de que en España, a partir de la década de 1980, se intenta recuperar todo lo que no se había hecho antes, pero que «es complicado hacerlo en tan poco tiempo».

La pianista defiende que la música contemporánea debe ser multidisciplinar: «Los compositores más jóvenes suelen indagar en este tipo de uniones. Tratan de concentrar varios intereses artísticos en el escenario. Yo suelo hacer perfomances porque creo que el futuro está en el hecho de difuminar las fronteras artísticas».

Música en directo «Espero que se aprecie tras la covid»

La artista mallorquina confiesa que, ante la realidad que está viviendo el país, tiene sentimientos encontrados: «Al fin y al cabo soy una afortunada porque tengo la posibilidad de actuar en este concierto y sé que no se va a cancelar». Estuvo tocando en Madrid hace dos semanas y confía en que la situación mejore en el menor tiempo posible: «Al final hay que ser solidarios porque todo el mundo lo está pasando mal. El mundo de la cultura está especialmente afectado, sobre todo los eventos con público. Tengo la esperanza de que, cuando todo acabe, la gente realmente aprecie la música y los espectáculos en directo». Explica que la música contemporánea no es «un objeto que puedas comprar» y espera que con el tiempo «se vaya a revalorizar». «El apoyo de las instituciones es clave para el sector».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats