Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crítica de música

Preludio, canciones y fuga

Que un ciclo de conciertos semanales llegue a la cantidad de 650 propuestas es, sin duda, una heroicidad que debemos aplaudir. Con fuerza. Miquel Bennàssar, el organista de Sa Pobla, ha sabido llevar adelante una iniciativa que dura ya catorce años. Un proyecto que no ha hecho más que aumentar en número de seguidores, algunos, como el amigo Joan Riera, fieles sábado tras sábado. Hablamos d’Els matins de l’orgue de Alaró.

Para celebrar ese número redondo, los organizadores invitaron a la soprano Maria Casado para dar un recital, a modo de dúo, con el organista habitual. En el programa se alternaron obras vocales e instrumentales de compositores como Haydn, Purcell o Fauré, sin olvidar el omnipresente y casi anfitrión, Bach.

El concierto se inició y cerró con el Preludio y Fuga BWV 541 del genio alemán, que fue interpretado en dos partes, entre las cuales se sucedieron las demás partituras del recital. Brillante fue la intervención de Maria Casado en Bid the Virtues, bid the Graces de Purcell, muy afinada en Nun beut die Flur de Haydn y muy expresiva en el Pie Jesu de Fauré. Por su parte Bennàssar mostró una vez más su buen hacer, tanto en los momentos solistas como en los que actuó como acompañante a modo de orquesta. Echamos en falta un bis, pues los aplausos del respetable así lo pedían.

Buena celebración pues, esa de la sexcentésimo quincuagésimo programa de la cita musical matinal alaronense. Enhorabuena.

Compartir el artículo

stats