Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pilar Arnau navega por el archivo personal e inédito de Aina Moll

La investigadora publica la primera biografía sobre la célebre filóloga que marcó un hito en la política lingüística catalana. Sus cartas revelan a una mujer pionera, avanzada a su tiempo y familiar con los suyos

Aina Moll fue la primera mujer en bailar la 'Dansa de les Autoritats', en 1986, en Castellterçol.

Aina Moll fue la primera mujer en bailar la 'Dansa de les Autoritats', en 1986, en Castellterçol.

Una de las metas que manejaba Pilar Arnau antes de redactar la biografía de Aina Moll era que debía ser un texto ameno, entretenido pero a la vez trufado de información. Cuando en octubre de 2019 hubo terminado la primera versión, se cruzó en su camino una maleta extraviada de Aina Moll que estaba repleta de cartas inéditas. Arnau no pudo dejar pasar la oportunidad y se sumergió en el epistolario privado de la filóloga que marcó un hito en las políticas lingüísticas del catalán. «Estas cartas las dirige a su familia, muchas de ellas las escribió durante sus estancias en el extranjero: en París, Zúrich, Fráncfort, Estrasburgo... En ellas se nos presenta una Aina familiar, preocupada por los exámenes de sus hermanos, su salud. Y también su mirada maravillada ante las bibliotecas que se encontró en estas ciudades europeas y las facilidad que había para acceder a la cultura», comenta la investigadora, quien repasa todas las etapas vitales y profesionales de la lingüista, primera catedrática de francés en Balears.

Arnau subraya dos aspectos a tener en cuenta en la trayectoria de Moll. La primera es su cualidad de pionera. «Con veintipocos años se fue a estudiar fuera y consiguió becas para continuar haciéndolo en el extranjero. En su último año de estudios en Barcelona, acudió al VII Congreso Internacional de Lingüística y Filología Románicas y allí conoció a algunos de los grandes lingüistas europeos de la época, como Georges Straka, Walther von Wartburg, Arnald Steiger o Erich von Richthofen, entre otros». La otra característica de la lingüista menorquina que fue directora general de Política Lingüística en Cataluña es su gran capacidad para conseguir consensos. Cuando ocupaba dicho cargo, se le encomendó la preparación de una ley de normalización lingüística basada en el artículo tercero del Estatut de autonomía, pero el camino no fue fácil.

Carnet de Aina Moll de la Biblioteca Central de Barcelona.

El clima de consenso «se vio amenazado» por el Manifiesto de los 2.300, firmado entre otros por Jiménez Losantos, Armando de Miguel o Carlos Sahagún. «Aina en su línea habitual de búsqueda del entendimiento mantuvo conversaciones telefónicas con algunos de los firmantes y los invitó a una reunión dos días después de la publicación del manifiesto en Barcelona», relata la biógrafa, que también realizó entrevistas a Aina Moll y contó con otros testimonios para la elaboración del tomo que acaba de publicarse en la colección Biografies de mallorquins, editada por el Ayuntamiento de Palma (concejalía de Educación mediante) y que será presentada oficialmente en la primera semana de noviembre. El 28 de ese mismo mes, se celebrará otra presentación en el marco de la Setmana del Llibre en Català.

Pilar Arnau publica la biografía de Aina Moll

Por los cargos que ocupó, Aina Moll hubo de mantener relación con el poder político. En Balears, con Maria Antònia Munar, Jaume Matas o Gabriel Cañellas, «con quien mantuvo una buena relación». Pero con quien sobre todo estrechó el vínculo fue con el presidente de la Generalitat catalana Jordi Pujol. «Mantuvieron correspondencia. Desde hacía mucho tiempo, coincidían en la Universitat Catalana d’Estiu de Prada. Fueron amigos más allá de la política que les unió. Cuando fue directora general en Cataluña entre 1980 y 1988, quedaba con la familia Pujol-Ferrusola y organizaban también cenas familiares con los sobrinos de Aina, que vivían con ella en Barcelona», relata Arnau, quien aporta un dato curioso sobre la dimensión que tuvo la filóloga balear por tierras catalanas en aquella época. «El nombre de Aina fue uno de los más populares para las recién nacidas en esos años, lo comprobé en el Institut d’Estadística. A Aina Moll se la admira mucho en Cataluña, más que aquí».

Pilar Arnau sostiene un ejemplar de la biografía que ha escrito sobre Aina Moll.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats