Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Isabel Torres: «Cuando se enteran de que eres transgénero no te miran de la misma forma»

La actriz, que se pone en la piel de Cristina Ortiz en su etapa final, se ha sincerado sobre el éxito de la serie y su repercusión social

Isabel Torres encarna a La Veneno.

Isabel Torres encarna a La Veneno.

Veneno llegó a su fin el pasado sábado como una de las series del año, ¿qué balance hace del éxito en crítica y a nivel social de la serie?

Si te soy sincera, ha desbordado todos los parámetros que teníamos más o menos establecidos. Nunca pensamos que iba a convertirse en la serie, yo no digo del año, de la década. Sobre todo ha sido por el cariño que los Javis han puesto y que la historia de dolor, de tristeza, de faltas de afecto, es lo que hace que la serie sea grande. Nosotros conocíamos el lado televisivo de su historia, pero no conocíamos ese lado humano.

Ha interpretado una de las etapas más duras de la vida de Cristina Ortiz, los años tras su salida de prisión. ¿Qué ha sido lo más complicado a la hora de ponerse en su piel e interpretar momentos muy crudos de su historia?

Si te soy sincera, Cristina es un personaje muy complejo. Creo que eran tres mujeres en una. Para mí como actriz, ha supuesto uno de los retos más complicados de mi vida. Tuve que ponerme en un aspecto que no era el mío, engordar o aprender a hablar como una persona de Adra [Almería]. Es muy complicado interpretar a una mujer con una personalidad tan marcada y en la retina de todos los españoles de forma tan fresca. Si yo hubiera hecho una imitación y hubiera ridiculizado al personaje, hubiera sido mi despedida del panorama nacional. Tuve mucho trabajo de fondo, tuve un coach que me puso a hablar como ella, una profesora de interpretación que me dio claves y Cristina, que me poseyó en ese momento y es que se lo pedí por favor cuando me vi con la responsabilidad de lo que estaba haciendo.

¿Ha podido sentir que tenía que soltar a Cristina de alguna manera?

Cristina sin quererlo se convirtió en una activista muy importante al exponerse. Ahora me cuesta muchísimo quitármela de encima. Hemos creado un personaje juntas, entre ella y yo que ha sido muy creíble y es muy difícil desprenderme. Crear este personaje ha sido un gran reto, pero también uno de los regalazos más grandes de mi vida. He aprendido a amarla a través de su dolor y conociendo su historia. Me he dado cuenta del paralelismo que existe entre su vida y la mía.

¿Se ha sentido identificada con la vida y la historia de Cristina?

Sí, en muchas cosas. Sobre todo en la sociedad en la que vivimos porque he sido contemporánea con ella. Ha habido muchos prejuicios conmigo, he sentido mucho el rechazo y el desprecio. Cuando se enteran de que eres transgénero no te miran de la misma forma. También en las carencias, en la familia que una se va formando a través de la vida con personas que significan tanto o más que tu propia familia.

Antes mencionaba que tuvo que subir de peso para parecerse a su aspecto físico. Llegó a engordar 25 kilos más de su peso normal, ¿qué ha supuesto para used este esfuerzo a nivel físico, pero también psicológico?

Fue brutal. No me sentía cómoda, no podía caminar bien. He sido siempre deportista y como el cuerpo tiene memoria he podido recuperar mi figura. Ha sido duro mantener un peso que no era el tuyo. Mi cuerpo me pedía bajarlo y si lo hacía tenía que volver a subirlo.

¿Cómo recibió la noticia de que Veneno se estrenaba en abierto en el prime time en Antena 3 el domingo, o que va a llegar gracias a un acuerdo con HBO Max a Estados Unidos y Latinoamérica?

La verdad es que estoy súper contenta. No esperábamos que hubiera tanta aceptación. Nos escribe gente de todos lados y nos dicen que para ellos es muy importante. Hay países en América Latina que no están como en España, a pesar de que todavía hay que trabajar muchísimo, en esos países a lo mejor la transexualidad o la homosexualidad no está bien visto. Me llena de alegría que podamos llegar a tanta gente que pueda cambiar un poco la manera de pensar.

En la serie se habla de temas asociados a la transexualidad como el momento de hablar con los padres o el proceso de empezar a hormonarse. ¿Cree que había cierto tabú con estos temas?

Está claro que estamos viviendo una metamorfosis social. La serie está siendo un revulsivo más para entender que la transexualidad no es una opción, es una necesidad vital y la persona lo pasa muy intensamente. Es muy duro cuando te enfrentas a una falta de afecto por parte de tu familia, como tuvo que hacer Cristina. Va a ayudar mucho a las personas de la sociedad que tienen una resistencia a estos temas a entenderlo. No es un capricho, es una cosa muy dura.

¿Se han puesto en contacto con usted jóvenes para pedirle ayuda o consejo?

Recibo mensajes todos los días. Tengo que crear una ONG o algo porque niños de 10 o gente de 14 años se sienten identificados. He llamado a sus padres para hablar con ellos y que les ayuden y les hagan caso.

Estos últimos años hemos visto como actores y actrices no transgénero han interpretado a personajes trans como Paco León en La casa de las flores o Belén Cuesta en La casa de papel. ¿Qué opina sobre ello? ¿Cree que se deberían dar estos papeles a personas transgénero?

No puedo decir que está mal porque, por ejemplo, a Paco León lo amo porque es maravilloso. Pero creo que deberían replantearse a los actores y actrices a la hora de coger estos papeles porque hay mucho talento en el colectivo LGTBI+. Esta serie es muy inclusiva, ya que no solo las que estamos delante de las cámaras, detrás también hay mucha gente del colectivo. Los Javis se han preocupado de que sea muy inclusiva.

Hace unos meses explicó que se encontraba en tratamiento contra el cáncer de pulmón. ¿Cómo han sido estos meses?

He tenido un gran cariño de la gente, pero que me detectaran en medio de la serie un cáncer de pulmón con metástasis ha sido muy duro. Estar activa y pensar que no podía dejar tirado a un equipo de personas tan grande en un proyecto tan bonito me dio la fuerza para afrontarlo y seguir adelante. Me han hecho embajadora del cáncer de pulmón en Canarias.

Antes de finalizar, ¿está inmersa en otros proyectos?

Ahora estoy metida en una película que se llama Ocho años, la primera de JD Alcázar. Es una road movie de corte LGTB con Carlos Mestanza, Miguel Diosdado y Natalia Rodríguez, entre otros. Vamos a hacer posible esta película que va a aportar una visibilidad. Tiene una carga bastante potente para la sociedad y los cambios que necesita.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats