La edición número 38 de la Fira del Llibre de Palma «ha sido un éxito de público y de ventas, incluso con los cambios que ha motivado la crisis sanitaria: cambio de ubicación, de duración y de los días del calendario en que se ha celebrado», señalaron los libreros este luunes en un comunicado. Por este motivo, el Gremi de Llibreters quiso hacer llegar su agradecimiento especialmente al apoyo de los lectores y lectoras «que han ido cada día al patio de la Misericòrdia de Palma, han comprado libros y han participado en las actividades, con lluvia, sol y nubes», señalaron. 

«De hecho», apuntaron, «todas las actividades han estado llenas, sobre todo las infantiles, pero también las presentaciones de libros, conversaciones, conciertos y recitales; en total, una veintena de actividades que arrancaron con el pregón de la historiadora y archivera ibicenca Fanny Tur». 

Esta Fira, que ha terminado este lunes día 12, ha contado con la participación de diez librerías: Ramon Llull, Espai Caramulls, Ínsula Literària, Quart Creixent, Rata Corner, Drac Màgic, Finis Africae, Univers del Còmic, Àbacus y Embat. «Y ha sido posible gracias del Consell y la Fundació Mallorca Literària».

Los más vendidos

En cuanto a los títulos más demandados, este año han variado mucho en cada librería, advierte el Gremi. Destacaron los siguientes títulos. De los autores baleares: La mar rodona de Sebastià Perelló; Mala sangre de Helena Tur; Calendari Folklòric de Mallorca, del pare Ginard; Pare què fem amb la mare morta de Antònia Vicens y Terra, pàtria i nació de Antoni Mas. De los autores estatales, descataron pequeñas mujeres rojas de Marta Sanz; Ecohéroes de Carlos Fresneda; La buena suerte de Rosa Montero; Si ens ensenyessin a perdre guanyariem sempre, de Albert Espinosa. De còmic, destacaron Karme de Guillem March e Historias del espacio exterior del colaborador de este diario Pato Conde. De autores internacionales citaron Desposseïts de Úrsula K. Le Guin o Las tinieblas y el alba de Ken Follet.