Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El banquete o el arte de celebrar y conversar alrededor de la mesa

El periodista Enric Vives recopiló entre 1903 y 1931 más de 300 menús impresos

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Mallorca o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Un periodista cultural y tres décadas de la historia de Mallorca concentradas en un álbum muy especial. Mateu Coll halló en un mercadillo de segunda mano la colección que durante treinta años fue reuniendo el periodista Enric Vives Verger (Palma, 1878-1932), propietario fundador de la revista Baleares y corresponsal en Mallorca de La Prensa de Barcelona.

Mateu Coll examinando el álbum de menús de Enric Vives. B. Ramon

Durante los años que Vives estuvo en activo guardó y posteriormente encuadernó más de 300 menús impresos en los que muchas veces hacía anotaciones sobre el acto al que había acudido; y que también incluyen autógrafos de personalidades con las que coincidió. De Santiago Rossiñol a Emili Darder, de Gabriel Alomar a Miquel dels Sants Oliver.; de Anglada Camarassa a Adan Diehl y Tito Cittadini, pasando por Joan Alcover, Joan de Saridakis, Eugeni d’Ors o Pompeu Fabra, entre muchos otros. Escritores, periodistas, pintores, políticos e intelectuales se reunían a manteles para celebrar una inauguración, agasajar a los visitantes o rendir homenaje a figuras destacadas.

Retrato de Enric Vives.

El Gran Hotel, el Alhambra, el Maricel de Pollença, el Mediterráneo, Restaurante Oriente (conocido como Can Tomeu) son algunos de los establecimientos a los que Vives y sus contemporáneos acudían. “Cuando lo adquirí, intuía que habría cosas que me interesarían”, dice Coll mientras pasa cuidadosamente las páginas del álbum, pero no podía alcanzar a imaginar que descubriría algo más que el testimonio de una época: «Es una fuente de sabiduría documental y abarca un periodo muy bueno de la historia de Mallorca y de Palma», apunta. Para el rescatador de este tesoro el hecho de que la colección gire en torno al acto de reunirse para un almuerzo o una cena revela muchas cosas: «Se dice que el café representa Europa, pero también los restaurantes y los hoteles. En torno a la mesa pasan muchas cosas, no solamente se come. Comer en compañía es un acto de civilización», dice Coll.

El cronista realiza un retrato de la época, del oficio y de su propia personalidad a través de este álbum

decoration

En esos banquetes se conjugaba literatura, arte y sensibilidad: «Se hacían parlamentos y lecturas, se generaban debates. Eran fiestas del gusto y la conversación». La gastronomía, el diseño gráfico, la forma de hacer periodismo, la intelectualidad son algunas de las claves que revela el estudio de esta colección que para Coll es, además, un retrato del propio Vives. Fascinado por la riqueza de este archivo, Coll no solo lo ha restaurado y lo ha encuadernado de nuevo, sino que se ha inmerso durante horas innumerables para examinarlo e ir descubriendo pequeñas joyas como un menú de una cena ofrecida por Joan de Saridakis en Marivent, o el del banquete en honor del ministro de Economía de la segunda República, Luis Nicolau d’Olwer, que viajó a Palma para firmar la cesión del castillo de Bellver y el bosque a la ciudad. En ese menú está la firma de Emili Darder, el último alcalde republicano de Palma, y la de Alexandre Jaume, político socialista a artífice de dicha cesión. Años más tarde, los dos políticos serían encarcelados en Bellver por las tropas sublevadas y morirían fusilados el mismo día, el 24 de febrero de 1937, en el cementerio de Palma.

Menú ofrecido por Joan de Saridakis en Marivent.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats