Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jaume Seguí: “Nos hemos presentado con miedo a las convocatorias de la Esadib”

Apunta que muchos profesionales no aspiran a los procedimentos por considerar que las plazas «están dadas»

Jaume Seguí: “Nos hemos presentado con miedo a las convocatorias de la Esadib”

Jaume Seguí: “Nos hemos presentado con miedo a las convocatorias de la Esadib”

Miedo y falta de esperanza. Un aspirante a cubrir plazas docentes en la Escola Superior d’Art Dramàtic de les Illes Balears (Esadib) manifiesta haber sido víctimas de posibles irregularidades en los procesos de selección. Jaume Seguí ‘Xuia’, titulado superior de arte dramático por la Esadib, cree que da mucho que pensar que, a pesar de la precariedad que acompaña el trabajo de actor, sean tan pocos los profesionales que se aventuren a optar por una plaza de docente en la Esadib. «El curso pasado al total de nueve plazas, solamente se presentaron trece personas. Seis de estas plazas tan solo contaban con un aspirante». Dice ‘Xuia’ a modo de explicación que «todos nos conocemos, la gente no se presenta porque sabe que las plazas ya están dadas». No es su caso. Desde que obtuviera su titulación en 2013 ha aspirado a impartir clases en la Esadib. «Que quede claro que no quiero perjudicar a mis compañeros, pero no coincido con la interpretación que el equipo directivo hace de las convocatorias públicas». Entre las situaciones cuando menos extrañas con las que se ha encontrado ‘Xuia’ destaca la vivida hace cuatro años cuando optó a la plaza de interpretación. «Éramos tres aspirantes. Nos convocaron a las 9 de la mañana mediante llamada única para que pasáramos una entrevista». La fórmula de llamada única implica que quien no se presenta a la hora indicada, pierde la oportunidad de participar en el proceso. ‘Xuia’ rememora que ante la impuntualidad de uno de los aspirantes, miembros de la comisión técnica actuaron de forma incomprensible, retrasando el proceso. Explica ‘Xuia’ que hace unos años la Esadib estaba obligado a ofertar una serie de plazas en convocatoria pública y reservar otras para la bolsa de aspirantes a funcionarios interinos docentes. Esto suponía que parte del personal docente accedía a las plazas siguiendo el mismo procedimiento que profesores de secundaria y maestros. Sin embargo, el equipo directivo de la escuela también podía, el curso siguiente, retirar algunas de esas plazas de la bolsa y ofertarlas en la convocatoria pública. ‘Xuia’ cree que esto no ha sido más que un modo de asegurar el puesto de trabajo a determinadas personas para que no tuvieran que «jugársela cada año». En cualquier caso, el actor pudo acceder a una de estas plazas en el curso 2018-2019 desde la bolsa de interinos de Educación. En concreto, impartió la asignatura de danza aplicada al arte dramático I y II. Sin embargo, el siguiente año académico, 2019-2020, todas las plazas vacantes de Esadib ya no se ofrecieron en la bolsa. ‘Xuia’ decidió presentarse para volver a impartir la materia de danza aplicada. Señala que uno de los méritos que se valoraban eran lo cargos de gestión académica como jefes de departamento o miembros de equipo directivo de centros de enseñanza superior de arte dramático con un punto por curso académico. A su entender el establecimiento de este mérito es una forma de «regalar» puntos a un grupo muy reducido de profesionales. «No será ilegal, pero no parece muy ético», opina el actor. Sin embargo, su principal queja durante ese proceso de selección fue la puntuación recibida por su proyecto docente, el documento que debía presentar y defender ante la comisión técnica. ‘Xuia’, que quedó muy satisfecho de su intervención, no daba crédito al ver que solamente obtuvo 5,05 puntos por este trabajo. Tampoco se aceptaron como méritos sus años de experiencia actoral. «Solicité que me entregaran los proyectos docentes de los otros candidatos, algo a lo que tenía derecho». Efectuó esta petición el 17 de diciembre de 2019, pero no obtuvo respuesta hasta el 9 de marzo de 2020, cuando todos los plazos para alegar se habían agotado, sin embargo el actor no ha desistido y mantiene diversos procesos abiertos.

La sorpresa llegó al ver que uno de los aspirantes cuyo documento que no se ajustaba a la convocatoria había obtenido 9,8 puntos: «Esta persona presentó una programación didáctica cuando se pedía un proyecto docente. Insisto en que no voy contra este profesional, si no contra la comisión técnica que lo ha aceptado y calificado aun no siendo lo que se solicitaba», argumenta el actor. «No entiendo como desde Educación se permiten estos métodos de selcción del profesorado como si se tratara de un centro privado», concluye.

Demanda a Educación

Imagen de la fachada de la Esadib.

Cinco graduados en Lengua y Literatura Española que se vieron excluidos de las listas de interinos por haber elegido la función de literatura dramática, que se imparte en la Esadib, plantearán una demanda a la administración por daños y perjuicios. Tal y como han adelantado a este periódico sus representantes legales, el despacho de abogados Smart Place Legal, la medida se pondrá en marcha independientemente de la respuesta que obtengan de la conselleria de Educación al recurso de impugnación a las listas de interinos de la convocatoria 2020-2021 que presentaron el pasado 7 de septiembre. Según confirmaron los representantes legales de los afectados, los daños y perjuicios van a solicitarse por la «merma económica y por la falta de oportunidades, porque estas personas están dejando de trabajar a la espera de una resolución». Desde Smart Place Legal recuerdan que estas personas se han visto excluidas de las listas «sin justa causa» por haber optado a impartir una materia, literatura dramática, para la que supuestamente no cumplen con los requisitos, pero que se ofrecía en el trámite. «No existe motivo para que los hayan excluido de todas las materias», señalan al tiempo que recuerdan que los afectados cumplen con todos los requisitos para impartir es resto de asignaturas. Subrayan que si es cierto que la Esadib funciona con otro sistema de contratación, «por qué la conselleria de Educación ha ofrecido la plaza. ¿Es un fraude, o una estafa», se preguntan. «Creemos que hay mucha tela que cortar y que no se trata solo de un error administrativo», han añadido.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats